La vuelta al mundo en 80 días: Bangkok

Cuando dejamos de soñar, morimos. Y uno de mis sueños era dar la vuelta al mundo. Así que tras mucha deliberación por fin me decidí a cumplir mi sueño.

Como mi amigo David se iba a recorrer el Sudeste Asiático, decidí empezar mi vuelta uniéndome a su viaje. De modo que él desde Madrid y yo desde Ámsterdam, volamos a Tailandia vía El Cairo el 11 de enero.

Año de luto

Luto por el rey Bhumibol

Desde el fallecimiento del rey Bhumibol Adulyadej el 13 de octubre de 2016, Tailandia va a estar durante un año de luto, por lo que es un tiempo curioso para visitarla.

Aparte de los multiples retratos del rey y memoriales que encontramos a lo largo de la ciudad, con crespones y flores, la mayor actividad se registra en torno al Gran Palacio de Bangkok.

Tortilla tailandesa del almirante

Transportados en autobuses desde otras partes del país, grandes grupos de tailandeses acuden vestidos de negro al palacio, para en su interior rendir sus respetos frente al féretro.

Mientras que en las afueras, el ejercito ofrece agua y comida a los “dolientes” para aguantar el calor y la espera. Lo curioso fue que al pararme a sacar una foto del tenderete, fuimos también convidados a degustar la tortilla tailandesa del almirante.

Bangkok

El Buda reclinado de Wat Pho

Bangkok es una ciudad enorme y bulliciosa, pero en cierta manera occidentalizada. Y aunque sólo estuvimos tres noches, fueron suficientes para llevarnos una idea de la ciudad, visitar unos cuantos templos y comer en la calle.

De entre los templos que visitamos el más espectacular fue Wat Pho. Y es que con sus 46 metros de largo y 15 de alto cubiertos de oro, el Buda reclinado es uno de los más grandes del mundo.

Wat Arun en obras

Pero Bangkok no sería Bangkok sin su vida nocturna. Y desde la super turística Khao San Road hasta el picante Nana Plaza, cualquier sitio es bueno para tomarse una cerveza y ver pasar a la gente.

Mientras que para comer diría que no hay calle en Bangkok sin su restaurante o puesto de comida callejero; con sus satay (pinchos de carne), pad thai noodles, sopas y otras muchas delicias.

Conclusión

Con su gran aeropuerto, Bangkok es la ciudad ideal para empezar una ruta por el Sudeste Asiático y donde acostumbrarse al bullicio, el regateo (50 baht son suficientes para un viaje en tuk-tuk) y la comida en la calle.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s