Eurocopa de Francia 2016

Hace cuatro años en Polonia vi mi primer partido en una Eurocopa quedándome con ganas de más. Al Mundial de Brasil no pude ir pero este año tuve la suerte de conseguir comprar dos paquetes “follow your team” con entradas condicionadas hasta la final, en caso de que España hubiese llegado.

El 1 de abril recibí las entradas en casa y un poco después empecé a planear mi ruta por Francia en una mezcla de fútbol y turismo, como en tantos otros viajes. Finalmente el 12 de junio llegó el momento de volar a Francia para empezar una nueva aventura que tuvo un final agridulce.

Toulouse (España 1 – 0 República Checa)

Espana_Republica_Checa_Toulouse_Euro_Francia_2016
Estadio Municipal de Toulouse

Mi avión el domingo 12 de junio se retrasó una hora y media; y es que una vez embarcados el piloto decidió dar la vuelta y expulsar del avión a unos checos borrachos que empezaron a celebrar la Eurocopa antes de tiempo, y seguramente se quedaron sin ver el partido del día siguiente.

En el aeropuerto de Toulouse me esperaba Osquítar y ya en el centro empezamos a vivir el ambientazo por las calles, con mayoría rojigualda. Por la noche nos juntamos para cenar toda la peña Marea Roja Fans, practicando las nuevas canciones y echándonos muchas risas.

El lunes debutábamos a las 3 de la tarde, que no es el mejor horario para el fútbol, así que hubo que desayunar cerveza. Con la marea caminamos hasta el estadio, que es pequeñito pero precioso, y esperamos al pitido inicial.

El partido fue muy táctico y sólo un cabezazo final de Piqué nos dio la victoria, que celebramos por las calles de Burdeos donde cambié mi bufanda con un checo.

Panoramica_Estadio_Municipal_de_Toulouse_Francia

Montpellier

Plaza_de_la_Comedia_Montpellier_Francia
Plaza de la Comedia, Montpellier

Mi segunda parada del viaje fue Montpellier que aunque no era sede de la Eurocopa me pillaba de camino y es una ciudad preciosa, probablemente la más bonita de este viaje.

Me perdí por sus callejuelas llenas de bares y tiendas, disfruté de las vistas desde la explanada y me tomé una cerveza viendo el fútbol en la Plaza de la Comedia. Por la noche me junté con algunos MRF de paso en la ciudad para cenar y  echar una cerveza.

Marsella (Francia 2 – 0 Albania)

Fuerte_de_San_Juan_Marsella_Francia
Fuerte de San Juan, Marsella

Mientras planeaba mi viaje me di cuenta que Francia jugaba en Marsella el día que yo pensaba pasar por la ciudad. Así que en una de las últimas ventas de entradas de la UEFA, un mes antes de empezar el torneo, conseguí comprar una entrada para ver al equipo anfitrión.

Y no me arrepentí porque ver jugar al equipo local es sinónimo de buen ambiente. En el metro al estadio íbamos como auténticas sardinas en lata pero cuando los franceses empezaron a cantar La Marsellesa fue impresionante.

Francia_Albania_Marsella_Euro_2016
Estadio Vélodrome, Marsella

Marsella es ciudad futbolera y los aledaños del estadio estaban repletos de gente, con gran presencia también de aficionado albanos. Por 10 € compré la bufanda doble para tener un recuerdo del partido y me dirigí a mi localidad.

Si La Marsellesa me había impresionado en el metro, en un estadio repleto se me puso la piel de gallina. El partido fue tenso, Albania supo aguantar bien e incluso tuvo un par de ocasiones, pero al final Francia se impuso con dos goles tardíos.

La mañana del jueves visité Marsella que es una ciudad curiosa. Nada más llegar a la estación ves más suciedad y pobreza, pero también más vida. Sin embargo la zona del puerto viejo tiene mucho encanto con el reconstruido Fuerte de San Juan, que se puede recorrer entero y subir a la torre para contemplar la vistas.

Panoramica_Estadio_Vélodrome_Marsella_Francia

Niza (España 3 – 0 Turquía)

Espana_Turquia_Niza_Euro_Francia_2016
Estadio Allianz Riviera, Niza

Hace quince años Niza fue la segunda ciudad que pisé fuera de España; ahora, en cambio, ya he perdido la cuenta.

Llegué el jueves por la tarde un rato después de que aterrizase Júlia para pasar el fin de semana juntos. Aunque la idea era aprovechar la playa con la excusa del partido, el tiempo no acompañó demasiado. De todos modos, el sábado por la mañana me bañé en el Mediterráneo inaugurando la temporada de verano.

Playa_Niza_Francia
Playa de Niza

El viernes, antes del partido de España, fuimos a la fan zone para ver el Italia – Suecia con gran afluencia de aficionados suecos, que habían colonizado la ciudad pese a que no jugaban allí hasta el miércoles siguiente contra Bélgica.

Después tuvimos que coger un autobús para ir hasta el estadio que tardó casi 40 minutos para dejarnos a dos kilómetros del mismo; menuda idea al que se le ocurrió construir el campo a 10 kilómetros del centro.

Por lo menos, una vez dentro, nos tocó disfrutar y es que España jugó su mejor partido marcando tres goles y dejándolo sentenciado en el minuto 48. Al terminar demostramos nuestra alegría de clasificarnos en la tele noruega.

Curiosamente la prensa española hablaba de turcos con machetes pero el ambiente entre ambas aficiones fue fantástico. Y la única agresividad que mostraron los turcos fue pitando a sus jugadores, respondido con cantos de “Arda Turam” por los aficionados españoles.

Panoramica_Estadio_Allianz_Riviera_Niza_Francia

Burdeos (Croacia 2 – 1 España)

Letras_UEFA_Euro_2016_Burdeos_Francia
Letras UEFA EURO 2016

Júlia se volvió a Ámsterdam el domingo y yo volé a Burdeos con tiempo de sobra para conocer la ciudad. Esa misma noche nos juntamos varios MRF en la fan zone para ver el partido de Francia contra Suiza y acabamos cantando junto a croatas e irlandeses.

El lunes, mientras los demás se paseaban en el autobús de los campeones, yo me pateé la ciudad y es que en esta Eurocopa he caminado 170 kilómetros, si mi Polar M400 no se equivoca. Por la noche volvimos a juntarnos para ver el fútbol y cenar en la fan zone, pero con más tranquilidad y las  vistas puestas en el partido del martes.

Previa_Croacia_Espana_Burdeos_Euro_Francia_2016
Previa Croacia – España

El martes llegó mi amigo Roberto cargado de vino de Rioja y nos fuimos a comer al centro, para disfrutar el ambiente en las calles. Las dos aficiones entonaban sus cánticos aunque los croatas con algo más de malicia cantaban el “malo vas je, pičkice”.

Vimos el comienzo del Irlanda del Norte – Alemania en la fan zone y después cogimos el tranvía hasta el estadio donde seguimos la fiesta en los aledaños. El partido se puso de cara pronto con gol de Morata, pero Croacia le dio la vuelta con un gol de Kalinić antes del descanso y Perišić en el 92 nos dejó la cara de tontos.

Cambié la bufanda con un croata y a la salida disfrutamos de la banda de música, antes de volver al centro de la ciudad.

Panoramica_Estadio_Matmut_Atlantique_Burdeos_Francia

Fase final

La derrota contra Croacia nos dejó segundos y por lo tanto cambió los planes de muchos. El miércoles volé de vuelta a Ámsterdam para lavar las camisetas y planear la segunda parte del viaje. Decidí aprovechar el billete de Thalys hasta Lille el viernes, perdiendo la vuelta del domingo, y comprar un avión de vuelta desde París el martes.

El lado positivo de perder fue que me permitiría ver tres octavos de final, dada la proximidad de Lille, Lens y París, conectadas por tren en una hora. Así que el jueves en la venta de entradas de la UEFA estuve esperando una hora hasta que al final conseguí los últimos billetes para el Croacia – Portugal y el Alemania – Eslovaquia; preparándome así para un finde de fútbol.

Lens (Croacia 0 – 1 Portugal)

Plaza_Charles_de_Gaulle_Lille_Francia
Plaza Charles de Gaulle, Lille

Llegué a Lille el viernes por la tarde y di una vuelta por el centro antes de cenar, recordándome mucho a las ciudades flamencas. El sábado madrugué porque antes de llegar a Lens quería visitar el pueblo al que emigraron mis abuelos y donde nació mi madre.

Nada más llegar a Lens fui hasta el TCP (Ticket Collection Point) y me imprimieron las entradas para los tres partidos, lo cual es un acierto.

Tanto croatas como portugueses alucinaban con la camiseta de España así que hablé con bastante gente durante todo el día. También aproveché para comprarme la camiseta del RC Lens; ya que estaban liquidando en la tienda oficial y por 30 € está bastante chula.

Croacia_Portugal_Lens_Euro_Francia_2016
Estadio Bollaert-Delelis, Lens

El Suiza – Polonia, con penalties incluidos, lo vi en la pequeña fan zone que se encontraba muy animada. Como la zona ha sido tradicionalmente destino migratorio, por las minas de carbón, la amplia comunidad polaca se dejó notar en las celebraciones.

Lens es un pueblito y dicen que todos sus habitantes caben en el estadio Bollaert-Delelis con capacidad para 41 229 espectadores, que son casi 5 000 más que habitantes.

Caminé hasta el estadio y por primera vez en toda la Eurocopa no me dejaron entrar la bandera de La Rioja; sin mucha explicación y que sólo se permitían banderas croatas y portuguesas, tuve que dejarla en la consigna.

El asiento me tocó en el lado croata así que allí estuve animando con ellos en un partido muy aburrido, que se alargó más de la cuenta y cuando ya pensábamos en los penalties, Quaresma en el 117 clasificó a Portugal entristeciendo a mis amigos croatas.

Panoramica_Estadio_Bollaert-Delelis_Lens_Francia

Lille (Alemania 3 – 0 Eslovaquia)

Alemania_Eslovaquia_Lille_Euro_Francia_2016
Estadio Pierre-Mauroy, Lille

El domingo amaneció nublado y lluvioso en Lille, como la gran mayoría de días en Francia. Así que el chubasquero de la selección que compré en Classic Football Shirts ha sido la mejor inversión de esta Eurocopa.

Para ver el Francia – Irlanda quedé con mi primo segundo Gaëtan, pero había tanta gente en la fan zone que la cerraron por lo que nos fuimos a un bar. Después me llevó al estadio y con mi camiseta eslovaca me senté rodeado de alemanes, a la espera de una sorpresa más que difícil.

Un tempranero gol de Boateng encarriló las cosas para Alemania, que acabó goleando 3 a 0 a una Eslovaquia que quiso y no pudo. De vuelta en al ciudad vi el Hungría – Bélgica en la fan zone con gran afluencia de aficionados belgas y un barrizal un tanto asqueroso.

Panoramica_Estadio_Pierre-Mauroy_Lille_Francia

París (Italia 2 – 0 España)

Italia_Espana_Saint-Denis_Euro_Francia_2016
Estadio de Francia, Saint-Denis

El lunes madrugué para coger mi tren a París pero este llegó, una vez más, con retraso; y es que esta ha sido la tónica general de los trenes en Francia, siempre retrasados.

Aún así llegué con tiempo a la Gare du Nord donde me junté con la gente de Marea Roja para poner rumbo a Saint Denis y empezar la previa del partido, que fue una de las mejores y hasta apareció Manolo el del Bombo.

Manolo_el_del_bombo_Saint-Denis_Euro_Francia_2016
Manolo el del bombo

El Estadio de Francia es el más grande de todo el país y aunque había huecos, más de 76 000 personas dan para crear una gran atmósfera. Era un partido de gala, de los importantes, otra vez Italia, pero no supimos jugar.

Los italianos dominaron en la primera parte y Chiellini marcó en el 33. Y aunque en la segunda parte hubo algo más de garra, el  gol nunca llegó y ya en el añadido, después de nuestra ocasión más clara, Pellé sentenció el partido eliminando al campeón.

Una tristeza enorme nos invadió, ya que todos esperábamos más después de haber sido campeones dos veces consecutivas, así que ahogamos nuestras penas en el Hogar de los Españoles donde Javi y yo habíamos comido por la mañana.

Panoramica_Estadio_de_Francia_Saint-Denis

Conclusión

Marea_Roja_Fans_Niza_Euro_Francia_2016
Marea Roja Fans

El martes fue un día triste en el que me despedí de París y de Francia mucho antes de lo esperado, pero lo vivido durante estos 16 días quedará siempre para el recuerdo. Especialmente por lo acontecido con la gente de Marea Roja, que son ya una familia; por Júlia y los amigos que se unieron temporalmente a mi viaje; y por los encuentros y cánticos con otras aficiones.

El “Stand up for the boys in green” de los irlandeses, el “Will Grigg’s on fire” de sus vecinos del norte o el “Please don’t take me home” de los ingleses se unen ya a nuestro repertorio. Y aunque está Eurocopa no está destacando por su fútbol, es la fiesta de las aficiones, sólo empañada por el hooliganismo de los primeros días.

Mascota_Super_Victor_Paris_Euro_Francia_2016
Au revoir Super Victor!

Por desgracia la próxima Eurocopa se disputará en trece países y se perderá este ambiente que todo aficionado al fútbol debería vivir una vez en la vida. Todo un país engalanado por el fútbol; con banderas en las calles, anuncios y escaparates personalizados, pantallas gigantes; y gente de todo el mundo recorriéndolo.

El único pero ha sido la Selección Española, y no ya por su juego, ni por sacar los mismos 11 en los cuatro partidos, si no por la poca comunión con la afición. Ví a los croatas despedirse de los suyos el sábado. También a los eslovacos el domingo. Pero los nuestros sólo saludan desde el centro; da igual que ganen o pierdan, que vayas a verlos a Bielorrusia o Macedonia, ni un gesto de aprecio, son estrellitas.

Siete partidos en siete sedes con estadios increíbles, una pena que no fueron los siete de España hasta la final.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s