El Trío Viajero en Bulgaria

Como cada año en los últimos cuatro el Trío Viajero tenía que juntarse, y el destino elegido fue Bulgaria. El jueves 17 de septiembre nos encontramos en el aeropuerto de Sofía, tras haber volado desde Madrid, Viena y Ámsterdam; cogimos el coche de alquiler y empezamos una ruta por carretera.

Monasterio de Rila

Monasterio_de_Rila_BulgariaLa primera noche dormimos en Sapareva Banya, a medio camino entre Sofía y el Monasterio de Rila, para así ganar tiempo por la mañana. Curiosamente este pueblo tiene un géiser convertido en fuente, así que antes de poner rumbo al monasterio lo visitamos rápidamente.

El Monasterio de Rila es Patrimonio de la Humanidad y lo más espectacular son los frescos que decoran la iglesia, tanto dentro como fuera; aunque son especialmente coloridos los del pórtico.

Plovdiv

Nebet_Plovdiv_BulgariaTras comer junto al monasterio continuamos hasta Plovdiv, una de las ciudades más antiguas del mundo y la segunda ciudad más grande de Bulgaria. Pero como las carreteras búlgaras estaban peor de lo esperado se nos hizo tarde para visitar la ciudad y salimos directamente a cenar.

Por la mañana del sábado nos faltó la suerte ya que el teatro romano, que es el monumento más importante de la ciudad, estaba cerrado mientras montaban un escenario para un festival. Así que tuvimos que conformarnos con visitar el antiguo estadio romano y después de comer, pasear por sus calles hasta la colina de Nebet, donde se encuentran los restos arqueológicos del pueblo tracio Eumolpias.

Costa del Mar Negro

Nesebar_BulgariaNuestra primera noche en la costa la pasamos en Burgas, donde cenamos pescado y salimos de fiesta, descubriendo una curiosa “tradición búlgara” y es que mientras bailan lanzan servilletas de papel al aire, por lo que el suelo acaba pareciéndose al de la Calle Laurel.

Mar_Negro_Sunny_Beach_BulgariaPor la mañana fuimos a la antigua ciudad de Nesebar, que con sus numerosas iglesias medievales es Patrimonio de la Humanidad. Pero el turismo ha hecho tanto daño que no hay ni una sola calle que no tenga un restaurante o una tienda de recuerdos cutres, perdiendo así todo el encanto que pudiera tener.

Justo al otro lado de la bahía está Sunny Beach, donde pasamos otras dos noches. Y pese a ser finales de septiembre tuvimos suerte con el clima e hizo calor suficiente para bañarnos en el Mar Negro; aguas que ya había probado en Rumanía.

Veliko Tarnovo

Shtastlivetsa_Veliko_Tarnovo_BulgariaDespués de tres días junto al Mar Negro empezamos el viaje de vuelta y tras una parada para comer en Sliven, continuamos hasta Veliko Tarnovo.

entrada_fortaleza_Tsarevets_Veliko_Tarnovo_BulgariaSin querer, nos encontramos con la celebración del día de la independencia, que se festeja el 22 de septiembre. Y aunque no nos enteramos mucho de los discursos en búlgaro, asistimos a la parada militar y los fuegos artificiales, que terminaron con un espectáculo de luz y sonido en la fortaleza.

fortaleza_Tsarevets_Veliko_Tarnovo_BulgariaDespués tuvimos que esperar para cenar en el Shtastlivetsa, que estaba completamente lleno y me atrevería a considerar como el mejor restaurante de toda Bulgaria, o al menos de los que hemos probado. Disfrutamos de platos como el marisco con salsa verde o el postre “muerte por chocolate”. Y como el país es muy barato, salimos por menos de 20 € cada uno con entrante, plato, postre, vino y chupito; una auténtica pasada.

La mañana del miércoles visitamos la fortaleza de Tsarevets, en el único día gris y lluvioso de todo el viaje, y dimos una vuelta por la ciudad antes de coger el coche rumbo a la capital.

Sofia

Catedral_Alejandro_Nevski_Sofia_BulgariaLo más espectacular de Sofia es la Catedral de Alejandro Nevski por lo que fue el primer sitio al que nos dirigimos, disfrutando de los reflejos del sol al atardecer mientras la rodeábamos. Después seguimos caminando por el bulevar hasta la estatua de Santa Sofía y junto a la mezquita, tocamos el agua caliente en las fuentes de agua termal.

estatua_Santa_Sofia_BulgariaPor la noche tuvimos una gran experiencia culinaria en el Talents, que a la vez es una gran idea ya que son estudiantes los que están a cargo de los fogones. El servicio fue impecable, al igual que la comida; especialmente los raviolis de castaña que acompañaban la ternera. Y antes del postre bajamos a la cocina para ver como lo preparaban mientras hablábamos con el jefe de cocina.

Cambio_de_Guardia_Sofia_BulgariaAl terminar de cenar visitamos las discotecas Carrusel y Biad. Y por la mañana, antes de ir al aeropuerto, tuvimos tiempo de dar otro paseo por el centro Sofía.

Nos encontramos con el Cambio de Guardia en la Presidencia y terminamos el viaje comprando lukanka (embutido búlgaro) en el mercado.

Conclusión

bandera_de_BulgariaDespués de haber pasado por Eslovenia, Croacia, Bielorrusia, Lituania, Letonia, Estonia y Azerbaiyán, juntarme con Alex y Rubén para un viaje es sinónimo de aventuras descubriendo nuevos países.

Bulgaria es un país súper barato aunque sin grandes lujos. Y pese a que las distancias entre las ciudades son cortas las carreteras no son gran cosa, por lo que un par de días más de viaje nos hubiesen venido bien para visitar todo con más tranquilidad.

Blagodarya!

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s