¡Adiós yayo!

Yayo Jose Mari, Logroño, La Rioja, SpainOtra vez el dichoso mes de agosto, otra vez una entrada de las que cuesta escribir. El miércoles me despertaba con una terrible noticia, mi abuelo había fallecido la noche anterior después de una larga enfermedad; sin dudarlo me compré un vuelo de Viena a Madrid y doce horas más tarde llegué a Logroño.

Pero no quiero que sea una entrada triste sino de recuerdo. Y uno de los primeros que me viene a la mente son las tardes de domingo, esas tardes en la grada de general del viejo estadio Las Gaunas, viendo al Club Deportivo Logroñés en Primera División. Pero una de las cosas que más rabia me daba es cuando mi abuelo se encendía el puro; ya que daba igual donde se sentase, si delante o detrás de mi, a la derecha o la izquierda, e incluso aunque se moviese dos filas más lejos, pero mágicamente el humo del puro siempre se dirigía hacia mi.

Recuerdo cuando subíamos a su pueblo, a Matute, y después de comer se iba a dormir la siesta. Cuando se despertaba bajaba las escaleras diciendo “No hay quien pare en la barraca”, pretendiendo no haber dormido nada porque no le dejábamos con el ruido que hacíamos.

Y como buen riojano le gustaba acompañar la comida con un vasito de vino, así que otra de sus frases preferidas era “Ay, si no emborrachases”.

Estos y otros son los recuerdos que lo mantendrán vivo en nuestra memoria. Así que desde aquí quiero agradeceros a todos los que os habéis acordado de mi y de mi familia en estos días difíciles.

¡Hasta siempre yayo!

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s