Ruta cervecera por la República Checa

Barajábamos diferentes opciones para aprovechar los dos días festivos por la Semana Santa y al final nos decantamos por alquilar un coche y hacer una ruta por la República Checa, similar en cierta manera a la que hicimos por  Eslovaquia al final del verano.

České Budějovice

DSC07560El jueves 24 de abril al salir de trabajar recogimos el coche en el aeropuerto y pusimos rumbo a České Budějovice; concretamente al Clarion Congress Hotel que es el edificio más alto de la ciudad.

DSC07577En Viernes Santo tras un gran desayuno en el hotel visitamos Holašovice, un pequeño pueblo Patrimonio de la Humanidad por su arquitectura tradicional que se remonta a los siglos 18 y 19. Dimos un paseo por allí y seguimos la ruta hasta Český Krumlov, escenario de la película de terror Hostel.

DSC07608Tuvimos mala suerte con el tiempo y se puso a llover, empañando un poco la visita. Lo primero que hicimos fue comer un festival bohemio de faisán y pollo en el restaurante U dwau Maryí, un sitio tradicional que intenta recrear los sabores del pasado.

DSC07636Después de comer subimos al castillo desde cuya torre se contemplan unas maravillosas vistas tanto de los tejados de la ciudad como de los alrededores, pero también de algo curioso que son los cuatro osos que pueblan el foso. Para entrar en calor tomamos un té en la Dobrá Čajovna y continuamos la visita por las calles de la ciudad.

DSC07654Entramos a la Iglesia de San Vito y por último compramos algunos productos en la ferie medieval, antes de regresar a České Budějovice, cuna de la cerveza Budweiser Budvar. Así que le hicimos el honor antes, durante y después de cenar dando buena cuenta de algunas de las especialidades de esta cerveza.

Por la mañana dimos una vuelta por la ciudad entrando tanto a la Iglesia de la Presentación de la Virgen María, como a la Catedral de San Nicolás. También subimos los 225 escalones de la Torre Negra para contemplar la inmensidad de la plaza principal y la extensión de la ciudad.

Pilsen

DSC07707La siguiente parada en nuestra ruta fue Pilsen que es famosa, como no podía ser de otra manera, por su cerveza Pilsner Urquell. El Hotel Angelo se encuentra junto a la fabrica de cerveza, así que tuvimos tiempo de comprar las entradas para la visita de las 16:30 y comer en el restaurante Na Spilce unos cubos de cerdo asados a la cerveza negra, mientras degustaba una curiosa cerveza de trigo llamada Fénix.

DSC07738La visita a la fábrica duró hora y media, y pese a ser en sábado tenían las líneas de embotellado de cristal funcionando; no así las de latas ni las de botellas de plástico. Nos enseñaron todo el proceso de fabricación, la vieja bodega, tocamos la malta e incluso nos dieron a probar el lúpulo; pero lo mejor vino al final cuando pudimos degustar la cerveza sin filtrar ni pasterizar directamente del barril.

En la mañana del Domingo de Resurrección entramos a la Catedral de San Bartolomé y a la Gran Sinagoga, que es la segunda sinagoga más grande de Europa.

Kutná Hora

DSC07770El último destino de nuestro viaje por Bohemia fue Kutná Hora, muy conocida por el Osario de Sedlec, pero que tiene además dos imponentes iglesias que son Patrimonio de la Humanidad.

DSC07789El domingo por la tarde paseamos por el centro y entramos a la Iglesia de Santa Bárbara, con una impresionante arquitectura de estilo gótico. No menos espectacular es el paseo que lleva hasta ella y que está lleno de estatuas. En la mañana del lunes nos fuimos hasta el barrio de Sedlec para ver la Catedral de Nuestra Señora y la “Iglesia de los huesos”.

DSC07792El osario fue sin duda alguna la parte más curiosa del viaje, a la vez que horripilante y macabra. Contiene entre 40 000 y 70 000 esqueletos, cuyos huesos y cráneos forman parte de la siniestra decoración de la capilla. Desde un escudo de armas hasta una lámpara de araña o incluso la firma del artista en la entrada con el blanco de la muerte.

Y pese a que el pueblo no tiene ninguna cervecería famosa, también probamos varias marcas locales. En el hotel nos dieron Hubertus y en el restaurante Dačický donde cené jabalí, lo acompañé con la Primátor negra y la Dačický rubia.

Conclusión

DSC07600Fue otro gran viaje con mi pequeña aprovechando que teníamos dos días festivos y que vivimos en el centro de Europa, lo cual nos permite descubrir sitios realmente increíbles. La peor parte estuvo en conducir por la D1, donde el cemento que usaron para pavimentarla está tan deteriorado que el coche no para de botar; por suerte están renovándola por completo tramo a tramo.

Děkuji!

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s