Experiencia culinaria en París

Como los dos habíamos visitado París había que buscar algo diferente y siendo las gastronomía una de nuestras pasiones, fueron los restaurantes los que pusieron la nota en un fin de semana de lujo.

TripAdvisor

Eiffel Tower, Paris, FranceDespués del éxito en la elección de los restaurantes de nuestra ruta por Eslovaquia, volví a usar TripAdvisor en Estambul y Roma descubriendo auténticas joyas como el Can Oba o el Marco G. Así que para París volví a fiarme de las opiniones de otros viajeros, con la sorpresa de que el mejor restaurante de la ciudad tiene tres estrellas Michelin y por lo tanto, un precio mucho más elevado.

Como queríamos hacer algo distinto decidimos reservar en el Epicure, pero estaba completo para comer y cenar tanto el viernes como el sábado; por lo que nos recomendaron reservar con tres semanas de antelación la próxima vez. Probamos sin suerte en varios sitios más y la misma mañana del jueves 20 de marzo conseguimos mesa para cenar el viernes en el Guy Savoy, uno de los once restaurantes parisinos con tres estrellas Michelin.

Restaurant Guy Savoy

Tout petit pois, Restaurant Guy Savoy Paris, FranceAntes de entrar al restaurante no sabíamos si gastar tanto dinero en comer merecía la pena, pero una vez concluida la cena no nos quedó ninguna duda y creo que todo aficionado a la gastronomía debería experimentar esto al menos una vez en la vida.

Coquillages et asperges vertes, Restaurant Guy Savoy Paris, FranceY no sólo por la comida, si no también por el excepcional servicio desde que entramos en el restaurantes hasta que cogimos el taxi de vuelta. Comandados por el divertido y afable maître Hubert Schwermer, todos y cada uno de los camareros que pasaron por nuestra mesa, así como el sumiller, fueron admirables por su trabajo.

Red mullet, Restaurant Guy Savoy Paris, FranceNos recibieron con una copa de champán Guy Savoy y unos pinchos de foie gras trufado; para pasar después al blanco de Alsacia y una crema de puerro y patata. Otro blanco acompañó al siguiente plato, Tout petit pois, una crema fría de guisantes con un huevo escalfado; nos sorprendió gratamente que algo tan simple como los guisantes pudiese resultar tan delicioso.

Epaule d’agneau pascale, Restaurant Guy Savoy Paris, FranceEntre plato y plato fueron, además, sirviéndonos diferentes tipos de pan para untar con las mantequillas dulce y salada. El tercero fueron almejas y espárragos trigueros, junto con otros moluscos de diferentes tamaños a la piedra y en el plato; un tartar de navaja y otro de atún. El camarero se encargó de echar el agua a la piedra para acabar de cocinar las almejas con el aroma de los sarmientos.

Dessert, Restaurant Guy Savoy Paris, FranceEmpezábamos a llenarnos cuando vinieron con un salmonete sobre el que esparcieron una salsa de aceite de oliva, granada y albahaca. Y cuando pensábamos que nos servirían el postre, el sumiller apareció con el tinto para acompañar la paletilla de cordero que se deshacía con el roce del cuchillo.

Three Michelin Stars, Restaurant Guy Savoy Paris, FrancePero aún volvieron a sorprendernos con un blanco dulce y el carro de los postres con tres baldas repletas de las que el camarero nos hizo probar casi todas: marshmallows, macarons y helados de diferentes sabores, siendo espectacular el de té que sacó de la cocina; tartas de chocolate, queso o mango con limón; una especia de arroces con leche de colores y alguna otra cosa que no recuerdo.

Pagamos con gusto la cena, ya que valió la pena cada céntimo, y nos fuimos satisfechos tras una experiencia única, que seguro volveremos a repetir en algún momento. fueron seis vinos y seis platos preparados con mucho mimo y cariño.

El antes y el después de Guy Savoy

Además del fenomenal Guy Savoy cenamos en otro par de restaurantes bastante interesantes, aunque los efectos de las tres estrellas Michelín se dejaron notar en la cena del sábado.

Crêpe Périgourdine, Foie gras de canard, Crêperie Pen Ty, Paris, FranceEl jueves tras aterrizar y dejar las maletas en el hotel, cenamos a escasos metros de la puerta en la Crepería Pen ty, considerada por Lonely Planet la mejor del norte de París. Cocinan dos tipos de crepes, los salados con harina trigo sarraceno y los dulces con harina blanca.

Yo me pedí uno de foie gras de canard con cebolla caramelizada mientras que Júlia se pidió el de espinacas, queso de cabra y huevo; para postre compartimos uno de limón y azúcar. Los tres fueron espectaculares y además cierran después de las once, por lo que fue el sitio perfecto.

Noix de Saint Jacques, La Véraison, Paris, FranceLa noche del sábado habíamos reservado en La Véraison  aclamado con el puesto 18 de entres los casi 12000

De primero me pedí la crema de castañas con aceite de trufa mientras que Júlia comió los raviolis rellenos de foie gras. Para los segundos ella se decantó por el pato y yo por las Noix de Saint Jacques, unas vieiras bastante grandes servidas con fregula, una pasta esférica originaria de Cerdeña, y emulsión de vainilla.

La verdad es que todo estuvo buenísimo pero después de pasar la noche anterior por Guy Savoy, creo que no lo valoramos lo suficiente. Curiosamente, la camarera era española y la cocina abierta, por lo que`pudimos ver como elaboraban nuestros platos.

París

Eiffel Tower, Paris, FranceEntre comida y comida aún nos quedó algo de tiempo para visitar la ciudad. El jueves después de cenar subimos hasta el Sacré Cœur, donde la gente se dedica a hacer botellón por las noches.

El viernes caminamos desde el hotel hasta la Opera, subiendo a la terraza de las Galeries Lafayette desde la que se contemplan unas magníficas vistas de la ciudad. Y después de comer llegamos hasta la Torre Eiffel entrando por el Campo de Marte.

Eiffel Tower, Paris, FranceEsta vez sí que pude cumplir mi sueño de subir a la tercera planta de la torre y contemplar la ciudad entera, además de ver a un hombre pedirle matrimonio a su novia ante los aplausos de los presentes. También hubo una alarma para que desalojásemos esa tercera planta, cancelada cinco minutos más tarde; por lo que creo que es una simple estrategia para conseguir que unos cuantos turistas bajen de golpe dejando sitio a los demás.

Louvre Pyramid, Paris, FranceEl sábado caminamos desde la Torre Montparnasse hasta el Jardín del Luxemburgo, donde los niños juegan con barcos en el estanque. De allí fuimos a la Catedral de Notre Dame y por último a la Pirámide del Museo del Louvre. El domingo recorrimos los Campos Elíseos entrando a alguna de sus lujosas tiendas después de haber pasado por el Arco de Triunfo.

Conclusión

Indiana Café, Paris, FranceNos despedimos de la ciudad tomándonos unas cervezas con mi amigo Matthieu, al que llevaba dos años sin ver. Y antes de llegar al aeropuerto nos llevamos una desagradable sorpresa, al suspenderse el tráfico de todos los trenes hasta las 8 de la tarde porque un niño se había caído a las vías; por lo que aún con los billetes comprados tuvimos que apurarnos para coger un taxi de 50 € hasta el aeropuerto, acabando el viaje como en Roma.

Paris, Flag of FranceDe nuevo pasé otro fin de semana genial lejos de Bratislava con mi pequeña; comiendo, paseando y disfrutando en una ciudad maravillosa como es París.

Como curiosidad, mi sugerencia en Twitter de visitar Guy Savoy me ha servido para ser mencionado en el blog de Kiersten Rich, The Blonde Abroad.

Merci beaucoup!

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s