Corriendo desde Asia hasta Europa

Istanbul Marathon 2013, TurkeyEl pasado domingo 17 de noviembre tuve la oportunidad de correr una carrera muy especial, ya que es la única en el mundo que une dos continentes.

La previa

Cuando en marzo corrimos la Media Maratón de Budapest nos dieron la revista Distance Running en la que descubrí que la Maratón de Estambul se corría el mismo fin de semana en el que planeaba viajar a Turquía con mi familia. Así que en cuanto confirmamos el viaje, yo me apunté a la carrera de 10 kilómetros pagando 35 liras; ya que para la de 15 la inscripción estaba cerrada y una maratón todavía queda muy lejos.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyComo la carrera no era el motivo principal del viaje y me la iba a tomar como un entrenamiento más, no me la preparé especialmente. El sábado lo pasamos descubriendo la ciudad y por la tarde me fui con mi madre hasta la Expo para recoger la bolsa del corredor. Tuvimos que dejar pasar tres tranvías atestados de gente para al final coger un cuarto en el que viajamos como sardinas en lata.

Tras recoger el dorsal con el número 17004, el chip y la camiseta, merendé un plato de pasta y volvimos al centro de la ciudad cogiendo de nuevo metro y tranvía, aunque con menos gente que a las 4 de la tarde. Dimos otra vuelta y para cenar comí pescado.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyLa carrera

Me levanté a las 6:30 para comerme un plátano y una barrita energética, ducharme y prepararme un bote de Isostar. A eso de las 7:15 me monté en uno de los autobuses provistos por la organización que nos llevaron hasta el otro lado del Bósforo, en la parte asiática de la ciudad, donde tuve más de una hora para pasear, calentar y pasar el rato.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyLa maratón y la carrera de 15 kilómetros salieron a las 9 de la mañana mientras que nosotros, situados en otra línea de salida 300 metros por detrás, empezamos 10 minutos más tarde. Como la espera se me hizo tan larga me entraron ganas de mear y a los 100 metros de cruzar la salida tuve que parar entre dos coches de policía, con la consiguiente bronca del oficial.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyCruzar el puente del Bósforo fue impresionante y a la vez decepcionante, ya que nadie impidió la entrada de peatones tras la salida de la carrera principal y tuvimos que ir esquivándolos. Y precisamente la carrera se me hizo dura por ese motivo; como la gente siempre quiere salir primera los tres primeros kilómetros me los pasé adelantando corredores de mi distancia, para después empezar a adelantar a los más lentos de las otras dos carreras, así que no llegué a tener un ritmo continuo ni pude seguir una línea recta por mucho tiempo.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyPara mi sorpresa me encontré en muy buena forma pese a que arrastraba un pequeño catarro desde el viernes por culpa del aire acondicionado del avión. Así que la carrera se me pasó volando, animado también por la gran cantidad de gente tanto dentro como fuera del asfalto.

A unos 300 metros de la meta pude saludar a mis padres y mi hermana para terminar los 10 kilómetros con un magnífico tiempo de 48:48. Lo que no me esperaba para nada es acabar la carrera en el puesto 134 de los 4007 corredores que terminaron (124 de los 2188 hombres).

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyConclusión

Si no me hubiese parado a mear o si hubiese salido más adelante, seguro que hubiese batido mi mejor marca que son los 47:21 que marqué en Lisboa. Aún así estoy muy contento con el resultado.

Starting number 17004, Pablo Villoslada Puigcerber, 10 km race, Istanbul Marathon 2013, TurkeyLa carrera me encantó pese al hecho de tener que estar adelantando a gente constantemente; algo que supongo normal ya que sumando las tres distancias había más de 20 000 atletas. Cruzar el Bósforo corriendo y disfrutando de unas vistas inigualables del mar y la ciudad es impresionante, al igual que el hecho de empezar la carrera en Asia y terminarla en Europa.

El tiempo acompañó y estuvo por encima de los 12 ºC, por lo que corriendo entre mezquitas disfruté muchísimo. Al terminar me gustó que a todos los atletas nos regalasen un diploma con nuestro tiempo, además de sorprenderme que el chip no había que entregarlo, ya que está personalizado con tú número y el nombre del evento, por lo que se convierte en un recuerdo más de esta carrera preciosa.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s