Mi segunda media maratón de Košice

Starting number 2627, Pablo Villoslada Puigcerber, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaA finales de agosto decidí volver a correr la media maratón de Košice, que fue la primera media maratón de mi vida el año pasado, y ayer la terminé de nuevo. Este año me tocó el dorsal 2627, de nuevo con mi nombre y la bandera de España impresos.

Sensaciones previas

Acabar una carrera de larga distancia depende de las sensaciones, tanto de la cabeza como el cuerpo, y la verdad es que este año no eran buenas.

Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaEn los últimos entrenamientos de septiembre me veía muy lento, probablemente porque apenas había entrenado este verano (dos salidas en julio y tres en agosto, por cinco y seis del año pasado).

Hace dos semanas, en mi último entrenamiento largo, tuve que parar a los quince kilómetros con problemas en la rodilla derecha, debido a que aun no me he acostumbrado a las plantillas.

Y para acabar de rematarlo, la cena del sábado no me sentó bien y dormí fatal por la noche, y apenas pude desayunar por la mañana (sólo un plátano a las 6 y una barra de cereales a las 7), por lo que acabé pidiéndole a la doctora una pastilla para el estomago.

Mizuno Wave Elixir 7

Mizuno Wave Elixir 7, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaLas zapatillas son otra parte importante del éxito, y como aun no estoy totalmente cómodo con las plantillas, quería unas nuevas.

Entre las zapatillas para pronador que estuve revisando en internet, me convencieron mucho las Mizuno Wave Elixir 7, pero no las encontré en Bratislava.

Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaCuando estuvimos de viajé las encontré por 100 € en Ljubljana, pero sólo tenían el número 42 y me quedaba un poco justo; así que me quedé con las ganas hasta que hace tres semanas las encontré en Runshop y el 42.5 me quedaba perfecto, pero costaban 135 €.

De vuelta a casa mi compañero de piso Juanmi me sugirió una web en Estados Unidos y me decidí a comprarlas por 119.95 $ (unos 92 €) con el envío incluido. Las zapatillas tardaron sólo tres días en llegar desde Kentucky hasta Bratislava vía Colonia, pero mis queridos amigos de la aduana decidieron retener el paquete que no me llegó hasta el martes pasado, por lo que sólo pude entrenar un día con ellas.

Aun así me decidí a arriesgar y prácticamente estrenar zapatillas en la carrera, ya que que me habían dado una gran sensación de ligereza y comodidad.

La carrera

Starting number 2627, Pablo Villoslada Puigcerber, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaEl día amaneció fresco y nublado; tras vestirme con la roja y calzarme las zapatillas, me fui andando hasta los vestuarios. Allí dejé mis cosas y estiré un rato, para dirigirme corriendo hasta la salida, donde me encontré con mi amigo francés Bastien.

Nos situamos detrás de las pacemakers (liebres) de las cuatro horas, ya que a su ritmo podría acabar la carrera en dos horas. Tras el pistoletazo de salida tardamos un minuto en cruzar la línea de salida, debido a la aglomeración de gente.

Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaLos primeros cinco kilómetros fui corriendo tranquilo y los pasé en 27:30; como me veía bien decidí dejar a las liebres y acelerar un poco el ritmo para ver hasta donde llegaba. Me fui encontrando mejor y al pasar el kilómetro ocho sin problemas me dio mas fuerzas para seguir, ya que el año pasado fue donde empezó a dolerme el poplíteo.

También el kilometro diez fue importante porque el año anterior empecé a perder puestos por el dolor y me pegó el bajonazo, pero este año lo pasé alegremente. Entre los kilómetros 11 y 13 me comí un gel de frutas Aptonia Fruit and Play que había comprado en Decathlon.

Starting number 2627, Pablo Villoslada Puigcerber, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaNo sé si fue el efecto psicológico, o de verdad fue el aporte energético de esta compota de plátano y manzana, pero en el kilómetro 14 zapateé de lo lindo y adelanté a más de 100 personas. Seguí a buen ritmo hasta el kilómetro 18, que fue el que más largo se me hizo, posiblemente porque iba hablando con un eslovaco al que le había pedido que me hiciese la foto en la salida.

Los dos últimos kilómetros me sirvieron para disfrutar y recrearme, ya que salvo pequeñas molestias en los tobillos no me había dolido nada durante la carrera, así que en los últimos 500 metros decidí volver a grabarme en video para tener un buen recuerdo.

My second Košice Half Marathon

Resultado

Starting number 2627, Pablo Villoslada Puigcerber, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaCrucé la meta en 1:51:34 en el puesto 685 (620 en la categoría masculina), aunque el tiempo real es de 1:50:37. El Sports Tracker lo paré en 1:50:51, segundos después de terminar y coger un poco de aire.

El caso es que terminé 6 minutos y 51 segundos mejor que el año pasado, sobre todo porque no me dolió la rodilla; ya que este año había entrenado poco y mis expectativas eran bastante inferiores a lo conseguido finalmente.

Starting number 2627, Pablo Villoslada Puigcerber, Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaTuve muy buenas sensaciones durante todo el recorrido e incluso mi amigo Nacho, que me vio correr, dijo que se me veía muy fuerte. Así que en cierto modo, se me vuelve a quedar una espinita clavada y tendré que volver a Košice para bajar finalmente de 1:45.

Conclusión

El buen ambiente de la carrera me volvió a encantar, aunque se notaba menos gente que el año pasado por culpa del tiempo: mucha humedad, medio chispeando y al final lloviendo. Vestir la camiseta de España me sirvió para recibir de nuevo ánimos de la gente, lo que motiva un montón.

Start of the first Marathon of Košice, Turňa nad Bodvou, SlovakiaEsta vez me quedé a dormir en la residencia de estudiantes que habilita la organización por 12 € la noche y el viaje lo hice en coche con Nacho y su mujer.

Además la abuela de Dada vive en Turňa nad Bodvou que es donde salió la primera Maratón de Košice en 1924 y me llevaron a hacerme una foto en la placa. Después de la carrera comí con ellos y su familia.

Košice Peace Marathon 2012, SlovakiaSiempre que adelanto a alguien que va andando, les doy una palmada en la espalda y los ánimo a seguir. Ayer al terminar, un eslovaco al que le había animado un par de kilómetros antes y después había seguido mi ritmo, vino a darme las gracias.

Por ese y otros gestos, merecen la pena las carreras. Es una mezcla de sufrimiento y placer, pero al final siempre recompensa. Y el hecho de colgarte la medalla al terminar hace una ilusión especial.

Eso sí, ahora tengo dolores en las plantas de los pies, los tobillos y en la cadera derecha, posiblemente por el cambio de zapatillas. Y al terminar me dolieron los riñones todo el día, entre la humedad y el ir echándome agua toda la carrera llegué empapado. Menos mal que la organización repartía plásticos al terminar con los que conservar un poco el calor.

Poďme España!

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s