Hoy hace un año que ganamos el Mundial

Campeones del Mundo, World Champions

Ha pasado un año desde uno de los días más felices de mi vida y puedo recordarlo como si fuera ayer.

Trofeo de la Copa Mundial de la FIFA, FIFA World Cup TrophyLa noche anterior salí de fiesta con la camiseta verde de Iker Casillas en la que Magreñán y yo denominamos como “La última noche antes de ser Campeones del Mundo”. De vuelta a casa, ya con la luz del día tras comernos un chocolate con churros, las calles lucían hermosas con banderas rojigualdas en los balcones.

No dormí mucho con los nervios y me levanté para comer alguna de las delicias que cocina mi madre. Me enfundé La Roja y a las 6 quedé con Somo y Gonzalo para ir a comprobar como era la pantalla gigante que habían puesto en la Plaza del Mercado; como no nos convenció, decidimos volver al plan inicial de ver la final en el Palacio de los Deportes.

Por el camino echamos una cerveza en el Krunch donde se nos unió Javi y compramos unas litronas mientras esperábamos a Ignacio. Subí un momento a casa donde mi madre se había pintado las uñas de colores rojos y amarillos. De camino al Palacio mucha gente y una gran cola en la entrada, se presagiaba buen ambiente.

Iniesta de mi vida

Una vez dentro se nos unió Kike y con el partido ya empezado Martínez. Sufrimos mucho durante todo el partido pero el “Iniesta de mi vida” en el minuto 116 desató la euforia entre las 7000 personas que llenábamos el Palacio y entre los millones que lo seguían en otros puntos de España y el Mundo.

La celebración posterior fue indescriptible y la alegría que había en las calles impresionaba. La primera llamada que recibí fue la de mi padre completamente eufórico. Decidí no bañarme en la fuente porque el olor que se me quedó en la ropa después del baño en semifinales fue nauseabundo. Y acabé la noche comiéndome un kebab con Puente, tras haberme encontrado con decenas de conocidos a los que abrazarme durante más de cinco horas.

Fuente Murrieta, Murrieta Fountain, LogroñoPor la mañana fui a trabajar tras haber dormido sólo dos horas y mi jefe, que llegó una hora tarde, me dio permiso para irme a casa. Aguanté hasta la hora del almuerzo, pero no pude más y me fui a dormir para disfrutar del sueño recién cumplido.

La única pena que tengo es que durante todo este año la Copa del Mundo ha estado dos veces en Logroño, mientras yo estaba en Bratislava; así que algún día espero fotografiarme con ella.

Y por supuesto, hoy he llevado todo el día la camiseta de España con la estrella en el pecho y la inscripción conmemorativa de aquella final, además del número 10 en la espalda y de nombre Campeones.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s