I’m back

Ya llevo una semanita en Bratislava, aunque todavía ando un poco desubicado, mientras sigo buscando piso a la vez que ocupo el salón de mi amiga Martina.

El miércoles pasado, según iba llegando en autobús desde el aeropuerto de Viena, al que llegué desde Bilbao (donde me llevaron mis padres en coche) vía Barcelona en dos aviones de Vueling, tuve la sensación de que nunca me había ido y al ver el castillo sentí como si sólo hubiese estado en España de vacaciones.

PA230004

Pronto acrecenté este sentimiento al ir reencontrándome con algunos conocidos por las calles de la ciudad casi desde el mismo momento en que llegué. Fui a casa de Martina, por casualidad me encontré con Diego y su ahora esposa María, en Aupark con Katarina, después con Ryan y otros americanos. El jueves quedé con Mima y su amiga Kate y nos juntamos después con Zuzka y su marido (le da a la gente por casarse joven). El viernes nos juntamos a comer como en los viejos tiempos con Tybor, Rado y y Marek (salvo Srank todos han dejado Jandl) y por la tarde volví a la vida nocturna eslovaca y salí con Matej y unos amigos. Los gin-tonic en Norton ya no cuestan 1.90 € pero siguen siendo muy baratos. En Havana me encontré con Alexito y también saludé al Dj, que flipó porque dice que mucha gente promete volver pero no lo hacen. Y cerré la noche en Channels, como de costumbre.

PA250010

El lunes estuve ordenando la oficina con Ryan pero aun no tenemos internet, así que de momento trabajamos desde casa. Por la noche cena con Ivana, Hugo, Cynthia, Ivan y Peter. El martes quedé con Katka quien me ayudó a hacerme la tarjeta del autobús. Ayer miércoles, Language Exchange Meeting y nueva gente a la que conocer. Hoy he estado en la Embajada para ver qué pasos debo seguir para registrarme y por el camino también he visto algún piso, aunque de momento no hay nada que me convenza, a parte de que por algunos pisos piden cifras desorbitadas.

Y aunque parezca que no haya hecho nada, pues aquí estoy, escribiendo estas líneas antes de irme a ver otra nueva habitación y tal vez después a jugar al fútbol con los eslovacos. Así que volver a Bratislava no es volver a la rutina, es volver a tener un montón de actividades que hacen cada día diferente y único.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s