Bratislava (Semana 15)

Semanita de frío y lluvia en pleno mes de mayo, el tiempo cada vez está más loco. Por lo menos en el curro estoy aprendiendo a usar un framework llamado CodeIgniter, y aunque es bastante aburrido leer toda la documentación y los tutoriales, estoy empezando a realizar mis primeros pinitos con la web para la agencia.

El lunes otra vez lluvia, así que me quedé sin jugar al futbito y me fui a tomar algo a Petrzalka con Katarina y Natalia. Entré por primera vez en mi vida a uno de estos panelaky, y la verdad es que los apartamentos tienen buena pinta y son bastante grandes.

El martes fue la fiesta de despedida de Meghan, que se vuelve a Canadá. Cociné un tortilla de patata y llevé también una botella de vino a casa de Cynthia e Ivñan, que es donde celebramos la fiesta. Estuvo bien porque nos juntamos casi todos los couchsurfers que solemos estar juntos, y estuvimos cenando las diferentes cosas que cada uno cocinó y tomando unos vinos hasta pasada la media noche. Además Viktor presentó el video que hizo de mi fiesta de cumpleaños http://www.vimeo.com/11892707.

El miércoles estuve tomando algo con Larisa en Flagship, ya que no la veía desde hace más de un mes, mientras que el jueves estuve currando hasta tarde para ir directamente a casa de Cynthia e Ivan a despedirnos definitivamente de Meghan y terminar con todo lo que sobró del martes.

El viernes me tomé el día libre para ir con Eduardo a pasar el finde al este de Eslovaquia. Cogimos el tren a las 9:11 de la mañana y fuimos buena parte del viaje sobando, en Kysac cambiamos de tren para llegar a Presov sobre las 14:40. En la estación nos esperaba mi amiga Mima (a la que hasta el momento sólo conocía por internet) con una amiga suya y fuimos a la residencia de estudiantes, donde nos consiguió una habitación por 10 € por cabeza. Después nos fuimos a comer Edu y yo, aunque con horario eslovaco casi nos quedamos con las ganas, al final una pizza cojonuda en el comedor de los estudiantes. Luego subimos con Mima y su amiga Gabriela al Calvario, que son como ermitas por todo el monte y arriba del todo una iglesia, y nos dio el tiempo justo a sacarnos unas fotillos, porque cayó una chaparrada importante.

Así que nos fuimos a echar un rato a la habitación y a prepararnos para la despedida de soltera de Zuzka, y claro, como era una fiesta de chicas, tuvimos que ser los strippers, jajaja. Aparecimos en la habitación cuando ya estaban todas y le taparon los ojos a Zuzka, que flipó cuando nos vió allí, pero como es de esta gente ultracristiana, no llegamos ni a quitarnos la camiseta y las demás se quedaron con las ganas. Empezamos a beber tequila, čerešňa (un licor de cereza que habíamos comprado Edu y yo), vino y espumoso, entre muchas risas e historias, pero la pena fue que dos de ellas no hablaban inglés, y nosotros ni eslovaco ni ruso ni alemán. Pasadas las 12 nos marchamos a una discoteca llamada Avalon, aunque nos costó llegar casi una  hora, haciendo fotos y el mono por el camino. Pasamos una noche genial rodeados de estas cinco bellezas del Este de Eslovaquia, aunque el puto Edu desapareció repentinamente de la discoteca y yo lo di por muerto…

El sábado por la mañana vinieron las chicas a despedirse y nosotros cogimos el tren a Kosice, no sin antes tener problemas en el urbano con la revisora, ya que compramos el billete pero no hubo manera de validarlo, y como siempre estamos de suerte, aunque sólo había dos paradas las revisoras se montaron en la primera, por suerte la gente de alrededor les explicó amablemente que sí que habíamos intentado validar el billete. Lo primero que hicimos fue ir al hostel a dejar la maleta y después a dar una vuelta por la ciudad, pero como estaba medio chispeando, nos fuimos a jugar a los bolos, en nuestra peor partida de la vida (media de 98) en una bolera con hilos y en la que las bolas rodaban de culo, encima como aquí siempre pagas por una hora, no quedó otra que jugar cuatro partidas, incluida una tirando con la izquierda y haciendo plenos, jaja. Luego estuvimos un rato sentados junto a la fuente cantante, que se mueve al son de la música.

Por la noche cenamos viendo la final de la champions en el Golem, un restaurante que me había recomendado un couchsurfer donde hacen su propia cerveza, y la verdad que estuvo de puta madre, yo me comí un platazo de carne con klobasa, slanina, cerdo y pollo. Después del partido tomamos unas copas en el Cactus y después fuimos a la discoteca Ibiza, donde al terminar nos comimos un plato de zapatillas que había en una mesa en la que no había nadie, que risas, y que almuerzo más barato.

El domingo por la mañana entramos a ver la catedral, que está guapisima, y al museo arqueológico, que esta bajo tierra y se pueden ver restos de lo que fue la fortaleza y la muralla de la ciudad. Y tras aprovisionarnos cojimos el tren de vuelta a Bratislava, que se nos hizo eterno, aunque lo bueno fue que pudimos ver las Tatras, aun con nieve, y fuimos solos en el compartimento hasta Zilina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s