Bratislava (Semana 6)

Madre mía que semana más intensa, esta noche ha sido la que más he dormido y aun así me siento cansado mientras escribo estas lineas, y esta todavía va a ser peor con la visita de tres grandes couchsurfers.

El lunes me fui a jugar con Rado y sus amigos, y mi sorpresa fue cuando al vestirme con la camiseta del Club Deportivo Logroñés (el histórico, no este engendro que quieren crear ahora) uno de los eslovacos la reconoció, porque se acordaba de que allí estuvo jugando un eslovaco en Primera División en la 91/92, Tibor Mičinec (aunque parece que jugó poco por una lesión, Hemeroteca de El Mundo). También se acordaba del alemán Jochen Kientz; de este sí que me acuerdo ya que lo vi jugar en la última temporada del Logroñés en Primera División, la 96/97. La putada que en la última jugada del partido me hice un pequeño esguince.

El martes salí tarde de currar, cené algo y me fui a tomar unos vinos on Matej y su compañera de trabajo Larisa, al final se nos fué un poco de las manos y acabamos con tres botellas de diferentes blancos, en el spirit of Wine, además de un plato de quesos.

El jueves fui a cenar a la pizzería Primo Amore con Hugo, Ivana, David y otros couchsurfers que conocí allí como Megan, Viktor, Matús, Chyntia e Ivan. Terminando las pizzas empezamos con los diferentes tipos de licores eslovacos. También vino Jesús, un sevillano de Erasmus en Trnava que conocía a Matús, y acabé con él y sus compañeras de fiesta en el Rock y el Nu Spirit, que por suerte están al lado de mi casa.

El viernes parece que es el día en que cambiamos de restaurante, dejando los habituales 3ka y hungaro, y fuimos a un restaurante belga en el centro de la ciudad, Leffe para beber y yo aproveché para comer pescado, que la verdad que aquí no hay mucho, un filete de atún con salsa cremosa de limón. Por la noche iba a ir a Viena con algunos couchsurfers, pero al final se suspendió, así que enseguida encontré otro plan y Conchi, que trabaja en el Cervantes, me invitó a una cena en casa de unos portugueses, allí desoxide un pocó mi portugués además de degustar un exquisito Bacalhau à Brás, también se vino a la fiesta Diego y después nos fuimos al Havana y al Río. Total que acabé a las 7 de la mañana cocinando una paella en mi casa para dos amigas eslovacas que falam um pouco de portugues.

El sábado sin tiempo casi de despertarme me fui a una fiesta de bienvenida de la primavera en Koliba junto con otros couchsurfers y mucha más gente que se reunió allí a lo largo de la tarde noche (incluso mi jefe, su hermano y mi compañero Marek). Estuvimos en el jardín bebiendo vino, ponche y comiendo ensalada y diferentes carnes asadas en la barbacoa, aunque después con el frío acabamos pasando dentro donde empezamos con los vodka naranja y otras mezclas.

Ayer domingo quedé con Silvia, Eugene y Lucie para ir al parque acuático de Veľký Meder, casi en el borde con Hungría y que cuenta con piscina termal, jacuzzi y un par de toboganes; lo pasamos bastante bien aunque la media de edad superaba los 60 años, jaja. De vuelta a Bratislava paramos a cenar en un restaurante en Samorín y fuimos a jugar al tenis de mesa a la Universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s