Bratislava (Semana 4)

Parece que ha llegado la primavera, dos semanas sin nevar y durante toda esta semana temperaturas rondando los 10 ºC.

El lunes cuando salí de currar llevé a Sandra al Flagship, donde nos tomamos un par de cervezas y degustamos comida tradicional eslovaca. El martes pedí permiso al jefe para salir antes y así acompañarla al aeropuerto.

Después fui a ver Habana Blues al Instituto Cervantes con Silvia y un amigo suyo, y al terminar fuimos a tomar una cerveza al Slovak Pub donde se nos unió Hugo; el cabrón de Eugen, el amigo de Silvia, me enseñó algunas frases en eslovaco no del todo recomendables.

El miércoles por la tarde vinieron Mario y Leyre desde Viena y fui a recogerlos a la estación. A cenar también invité a Katka para que así pudiese practicar su español, aunque la paellita no me quedó como a mi me gusta.

El jueves fue un día impresionante, por la mañana madrugué para ver el partido de hockey hielo de los Juegos Olímpicos y Eslovaquia ganó 4 a 3 a Suecia en un partido emocionantísimo. Después de currar me llevé a Mario y Leyre a la opera, a ver Turandot de Giacomo Puccini por la cara, ya que mi amigo Stany de Couchsurfing digamos que tenía acceso libre al ser político. Nunca había estado en la opera y me encantó, casi tres horas allí con tres actos y una última aria muy famosa (http://www.youtube.com/watch?v=iPOjA-zqXJM#t=00m52s).

El viernes por la mañana fui capaz de explicar la carta del restaurante a Mario y Leyre, por lo que algo de eslovaco ya se me va quedando, jeje; por la tarde tomamos unas cervecillas en casa antes de ir a cenar al Slovak (ya que no había sitio en Flagship) donde pedimos comida típica eslovaca. Después fuimos al meeting de Couchsurfing en el Spirit Wine Bar, que es un sitio alucinante, un bar dentro de una bodega, bajando las escaleras ya se olía a vino, y allí estuvimos venga a comprar litros de vino blanco eslovaco, así que al final Leyre no pudo más y tuvo que abandonar. De camino a casa tuvimos la feliz idea de coger unos pares de esquí que estaban en la basura, así que ahora tengo tres pares en mi casa. Dejamos a Leyre acostadita y Eduardo y yo nos fuimos a ver las semifinales de los Juegos Olímpicos de hockey hielo a la pantalla gigante de Námestie SNP, pero al final Eslovaquia perdió con la anfitriona Canada 2 a 3.

El sábado me había invitado Erik, un marine amigo de mi jefe a una fiesta, pero como aun no hemos cambiado el chip, cuando le escribí pasadas las 8 de la tarde ya llevaban dos horas de fiesta y estaba sin cambiarme ni cenar, así que me fui con Eduardo a cenar a una pizzería y un rato por los bares, pero no aguantamos hasta las 4 de la mañana en que Eslovaquia se jugaba el bronce contra Finlandia.

Ayer domingo fuimos a jugar a fútbol sala con Diego y toda una tropa internacional (España, Ecuador, Perú, Italia, Escocia, Zimbawe, Eslovaquia, …) en partidos de 7 contra 7 sin fueras, durante dos horitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s