Bratislava (Semana 2)

El lunes me enfrenté a la lavadora eslovaca, tras comprar detergente y suavizante, y darle unas cuantas vueltas al manual, me la jugué y la ropa salió limpia y oliendo bien, jajaja.

El martes después del curro quedamos con Diego y sus amigos en el Flagship, un bar super guapo que por dentro parece una iglesia, probe el goulash y unas birritas, la pena que había que currar al día siguiente.

El miércoles fue el día más improductivo y raro desde que estoy aquí, a mitad de camino me di cuenta de que me había olvidado la tarjeta para entrar al edificio, así que tuve que volverme a casa a por ella; luego pasé buena parte de la mañana intentando comprar las entradas para la Davis (al final las compró Julio desde París) ya que a los de ticketmaster se les olvidó durante hora y media poner el botón comprar; nos fuimos a comer a las 11:15 aun sabiendo que era el cumpleaños del jefe e iba a haber un lunch a la 1 (están locos), así que a la media hora de regresar de comer volvimos a comer. Bajamos a una bodega que hay debajo del edificio y el jefe había contratado un catering, probé los vinos eslovacos, tanto blancos como tintos, y allí estuvimos un buen rato recomiendo y bebiendo, así que pocas ganas quedaron de trabajar.

Por la tarde quedé con Silvia de Couchsurfing y conocí un nuevo bar, el Slovak Pub, me dió unas clases de eslovaco y nos fuimos al Flagship, donde conocí a buena parte de la comunidad CS de Bratislava.

El jueves no paró de nevar en todo el día y de nuevo tuve un problema idiomático, esta vez con el Office, ya que Microsoft cobra 30 € si quieres ponerlo en castellano o inglés, por suerte el gallego es gratuito, jajaja.

El viernes estuvimos Edu y yo tomando unas cervezas y unos chupitos de Borovicka en mi casa y nos fuimos al Norton (Gin Tonic a 2 €), después al Sladovna y con nuestras amigas eslovacas al Fashion Club, una discoteca que está de puta madre pero en la que no habría más de 20 personas; vimos el desfiles de moda (cahondisimas las go gos y las modelos) y nos tomamos el cubatita (6 € la entrada con copa), para irnos al Channels, donde sí que había bastante más ambiente.

El sábado quedé con Katka y fuimos a ver el Slavin, un memorial de la Segunda Guerra Mundial y desde el que se ve buena parte de Bratislava, tomamos algo en el Café Hemingway y cenamos en el Film Restaurant decorado con fotos de películas antiguas. Después se nos unió Eduardo y fuimos al Norton y al Malecón, un sitio bastante pijo pero con buenos copazos, yo me tomé un White Russian recordando el viaje a Finlandia. Katka se fue a casa y nosotros continuamos la fiesta, en el Channels conocimos a unos murcianos que estaban pasando el finde y los intentamos guiar por los bares que ya conocemos, nos echamos buenas risas aunque sufrimos alguna que otra clavada.

Ayer domingo di una vuelta con Eduardo para hacer un poco más de turismo, después quedé con Silvia en el Slovak para mi segunda lección de eslovaco y por último me fui a casa de los murcianos, que ya hoy se iban de Bratislava.

Anuncios

Un comentario

  1. como te cuidas pajaro, trabajar no se si trabajaras , pero lo que es comer y beber no paras eh?? jaja, un saludo pablete, yo voy actualizando mi blog, si te apetece visitarlo y hacer algun comentario….aupa Logroñes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s