Basingstoke (Semana 11)

Esta decimoprimera semana ha sido la de mi 24 cumpleaños, madre mía, 24 ya, como van pasando los años… espero que como puso mi amigo Patricio en la tarjeta: "1 año más viejo, 1 año más sabio". El caso es que pensaba que iba a ser duro celebrar mi cumpleaños por obligación aquí en Inglaterra, pero realmente el finde ha sido impresionante, ya que a parte de los viajes, es la primera vez en mi vida que hago una fiesta de cumpleaños (al menos desde que era pequeño con esas fiestas de untar cheetos y patatas en el refresco, y mezclar coca cola y fanta para beber, jajaja).
 
 
El lunes después de la Maratón pudimos ir una hora más tarde a currar, yuhuu! El martes por la mañana me llevé una grata sorpresa al entrar al tuenti, y es que mi amigo Rober había escaneado la FHM porque salía publicada una foto mía, el semáforo en medio del canal de Reading, segunda vez que gano premio tras la foto de Alberto en Coimbra. Por la tarde estuvimos en mi casa Cyril, mi compañero Marco (del Chelsea) y yo viendo el fútbol, el partido fue una puta mierda porque el Chelsea sólo se dedicó a defender, pero mi pasta con salsa de nata, champiñones y bacon en el descanso les encantó, jajaja.
 
 
El miércoles quedé con la Isa y me lío, me lío la tía, y luego vino Charito y Santi y al final tras cuatro o cinco pintas fuimos a cenar algo, yo me pillé un kebab en la estación y cuando fuimos a casa de Elías pase de Los Otros y me dediqué a sobar, pasándolas muy putas el jueves en el curro para aguantar despierto en frente de mi laptop. ¡Ay mis niñas que se me han ido ya para España, lo que las voy a echar de menos!
 
 
El viernes por la mañana lo pase recibiendo llamadas y mensajes, así que no hice nada en la oficina (sí, aquí en Inglaterra celebran el Día del Trabajo currando, así que por primera vez en 24 cumpleaños, no he tenido fiesta en mi día). Como la gente andaba busy no fuimos a comer al Poacher, pero yo pasaba de bocata el día de mi cumpleaños, así que Cyril y yo nos comimos un desayuno inglés sentado al solecito en la puerta de la Village Shop. Después de comer tuvimos meeting, para hablar de nuestro trabajo y de lo que habíamos hecho, todo "good, good, good" pero a mi me sigue pareciendo que no he hecho una mierda.
 
 
A las 5 salimos pitando ya que tenía que comprar el pan y a la gente le había dicho que viniesen a partir de las 6 a la barbacoa, pero como nadie es puntual no hubo problemas, así que yo empecé a pimplar Fosters y Cyril vodka; el primero en venir fue mi compañero polaco del curso Symon, y después Cilla de Malawi que me dió una tarjeta con su marido inglés que podría ser su abuelo, jaja, por último llegaron Charito e Isabel sobre las 7:30 y empezamos a prender el carbón (yo ya llevaba cuatro birras) preparando una humareda bastante importante, jaja. Total que estaba yo poniendo salchichas y hamburguesas a bulto, y resulta que la pareja interracial es vegetariana, así que mande a la pobre Charito a hacer unas ensaladas mientras Cyril y yo poníamos patatas en la barbacoa. Mientras tanto Szymon se tubo que ir a otra fiesta y la pareja también nos dejó, pero empezaron a llegar los hispanoparlantes en diferentes tandadas: Elías, Yolanda y Gabi; Patricio; Lala y Santi; Javi y Pedro; unos aun llegaron a cenar mientras que otros sólo bebieron, pero la verdad es que la fiesta y el ambiente estuvo de puta madre. Además me regalaron una postal "What have your sex life and your mobile phone got in common?" firmada por todos, una taza con la inscripción "Thank God Is Friday" y un broche de fiesta "Birthday Boy".
 
 
Después ya están los putos ingleses con sus malditas reglas intentandome joder la noche y por ir bebiendome una lata de cerveza y depositarla en la basura no me dejaron entrar, así que no se que hubiese pasado si la tiro al suelo o a su puta cabeza, por lo que para mi el Lloyds después de esta y la de San Patricio, queda clausurado de por vida. Así que Cyril y yo nos fuimos a la Liquid mientras llegaban los demás, y la verdad que fue mejor, ya que por lo menos aprovechamos los £4 de la entrada y nos echamos unas buenas risas; lo más flipante de la noche fue que en el baño de los tíos había un negro con un montón de colonias, perfumes, desodorantes, etcétera y te perfumaba para atraer a las tías y tenía un platillo para echarle monedas, alucinante, muy alucinante; lo mejor es que el domingo en el BSB en Bristol había otro igual, no se que tipo de profesión es esa, jaja. Y aun hubo más ya que cuando cerró Liquid a las 2:30 continuamos la fiesta en casa de Elías, llendonos antes él y yo a un hipermercado a comprar alcohol, lo de este país es subrealista, un Tesco 24 horas en el que mientras los reponedores trabajan tu puedes entrar a comprar; así que seguimos la fiesta hasta que amaneció y yo me quede a dormir allí, para el sábado por la mañana despedirme de mis niñas, que por la tarde se iban para España.
 
 
Cuando llegue a casa el sábado vino Cyril para ayudarme a recoger y después nos fuimos a Oxford, dimos un par de vueltas por la ciudad y nos sentamos en un banco, jaja, porque estabamos destrozados, cenamos algo en el MCDonalds y a las 8 fuimos a casa de Marina (una rusa del couchsurfing) a su fiesta de cumpleaños, allí fue llegando gente y la verdad que lo pasamos bien, con múltiples vinos y tapas a base de caviar, pero yo llegué un momento que no pude más (y viendo que no ibamos a ir a ningún club) y me sobé en el sofá, jajaja.
 
 
El domingo por la mañana nos fuimos a Bristol, primero estuvimos por la zona del puerto que tiene alguna curiosas esculturas y después fuimos a Stokes Croft, cuna del grafitti en la ciudad con alguno del conocido Banksy. Después por fin nos llamó un couchsurfer para alojarnos por la noche y vino a donde estabamos, pero madre mía que tío más raro, el caso que quedamos después para cenar con él. Después fuimos al parque del Castillo y volvimos a por el coche para irnos a ver el Puente Colgante de Clifton, que es el símbolo de la ciudad y tiene unas impresionantes vistas, mientras de camino pasamos por la catedral y algún otro edificio interesante. Por pasar con el coche por el puente tuvimos que pagar 50 peniques, así que para volver bajamos hasta abajo de la ciudad otra vez, jeje. Nos tomamos una cerveza en un bar al lado del puente y nos llamo James para ir a cenar.
 
 
Esta experiencia merecer ser descrita en un parrafo a parte porque es indescriptible. Por la tarde nos había dicho que nos iba a llevar a un sitio donde la gente compartía la comida, no nos quedó muy claro pero algo raro nos olíamos, así que nos presentamos en el Kebele y resulta que es una especie de club social/comuna hippy/antisistema, que obtienen los alimentos aprovechables de la basura de los supermercados, y después los cocinan allí cumpliendo todas las normas de higiene. El caso que no se ni que intentamos comer, una especie de revuelto de patatas con semillas, que encima estaba frío y resultaba poco apetecible, pero al final James se comió nuestros platos a medida que abandonabamos. Toca decir que marchamos de allí escopeteados y yo me comí un kebab en el primer puesto que ví.
 
 
Después de múltiples risas y comentarios acerca de la cena, Marina quería ir al Circus y parecía ser un buen plan, hasta que llegamos a la cola y dijeron que no había entradas, aun así esperamos más de media hora por si acaso pero acabamos desistiendo. Echamos una copa en el BSB y de ahí marchamos a una fiesta a la que nos había invitado otra couchsurfer, pero cuando llegamos ella ya no estaba, aun así nos abrieron la puerta y nos acogieron con vodka y cervezas, que buena gente. A eso de las 2 vino James a buscarnos y nos fuimos a dormir a su casa.
 
 
Ayer lunes por la mañana nos llevó a desayunar a un sitio normal y nos despedimos rumbo a Bath, que es una ciudad chulísima patrimonio de la Humanidad. Primero vimos el Royal Crescent, una joya arquitectónica que consiste en 30 viviendas pareadas del siglo XVIII dispuestas en una media elipse. A continuación bajamos al centro de la ciudad y vimos la Abadía, espectacular por dentro y por fuera, mientras que los baños romanos los vimos desde el restaurante (ahorrándonos las 11 libras, jaja) y nos fuimos a comer a otro lado (por supuesto, desayuno inglés). Después de comer queríamos ir al spa (ya que la ciudad es famosa por sus aguas termales) pero se escandalizaron al querer entrar con calzoncillos, así que habrá que vovler en otra ocasión, jajaja. Muy chula la ciudad, la pena que no hizo muy buen día y estuvo lloviendo.
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s