Basingstoke (Semana 10)

La semana ha sido bastante movidita y casi no he parado en casa, y para rematarla el finde ha sido increíble, porque es una pasada ser parte de la organización de un evento de este tamaño, como es la Flora London Marathon, en la que más de 35.000 atletas han llegado a la meta, y ver como funciona todo, como se monta, la cantida de gente que trabaja y el dinero que tiene que mover, pero ver también el esfuerzo y el sufrimiento de los atletas, compensado en cuanto cruzan la meta, resulta muy emocionante. También ha sido una palizón, porque hemos estado despiertos de 6:30 a 23:00 tanto sábado como domingo, pero realmente hemos estado más tiempo comiendo que trabajando, porque cada dos por tres había un break para ir a tomar una taza de té, jeje. También hemos pasado bastante tiempo paradaos, ya que como parte del "Equipo de respuesta rápida" nuestra función era esperar hasta que se necesitaba nuestra ayuda y entonces realizarlo a toda leche, a parte de esto colocar vallas y propaganda ha sido nuestra principal función.

El lunes estuve tomando algo con Charito y Cyril, y empecé a testear las birras del Real Ale Festival, con pintas de diferentes procedencias a 1.89, aunque la elección no fue acertada ya que la media pinta de Titanic con sabor a chocolate y vainilla no me gustó un pelo.

El miércoles antes del curso me fui al Laarsens, a comerme mi desayuno con una cañita de San Miguel, que llevaba tiempo sin comerme uno y es que me encanta, como lo voy a echar de menos. Después del curso fui casa de Isa y Charito, que andaban de mudanza, y ayude en lo que pude, aunque más hice el gilipollas con Elías y los delantales de la Tasca; también fuimos al vertedero de Basingstoke a tirar los colchones, toda una experiencia. Después me fui a ver un partido del Basingstoke Town Football Club con Cyril, pero fue un puto cáncer teniendo en cuenta que los Dragons juega en Sexta División y encima era un partido de la liga de reservas contra Uxbridge, pero como era la última oportunidad de ver un partido en The Camrose y comprar la bufanta, muy chula por cierto, allí fuimos a ver perder al Basingstoke 0 a 1. Y para terminar el día cenamos con Elías, Isa, Charito y una polaca en el Piccolo (un italiano donde trabaja Carlos) y Cyril y yo acabamos en la Liquid.

El jueves era el día de San Jorge, que es cuando los ingleses se sienten orgullosos de ser ingleses, así que después del curso y de cenar, me fui con Cyril a tomarme una pinta de Bombardier (típica cerveza inglesa) a una taberna repleta de gente con camisetas y gorros con la Cruz de San Jorge, y el camarero muy majete y muy bebido, me dio el gorrito blanco y rojo (no como en San Patricio).

El viernes fuimos a comer a The Poacher, ya que había sido el cumpleaños de Tim el miércoles, y comimos en el jardín porque dentro estaba petado y hacía buen día. Yo probé un nuevo steak que esta vez resultó ser una especie de bacon, muy raro pero muy bueno y muy buen presentado, acompañado de dos pintas de London Pride, así que las dos horas de curro restantes fueron una eternidad. Cuando volví del curro me fui a tomar tres tercios (siguiendo con el festival) con Chari, Isa y Elías. Después de cenar salí otro rato y me tomé una sangría en La Tasca, así que para cuando llegué a casa eran más de las 12 y no tenía ni cuatro horas para dormir.

A las 5:30 de la madrugada del sábado vino a buscarnos John, un amigo de Andy, para llegar al centro de Londres pasadas las 6:30; nos hicieron la acreditación (menudo careto después de haber dormido sólo 4 horas), tomamos un té y nos dieron guantes y chaleco con la inscripción "Construction Grew" para empezar a trabajar. Colocamos alguna valla y a eso de las 8:30 fuimos a desayunar, bocata de huevo, bacon y salchicha, delicioso, jeje; después forramos de plastico negro las vallas de la entrada de The Mall y montamos un vestuario en un parking, para a eso de las 12 irnos a comer de nuevo; el resto de la tarde la pasamos colocando vallas y enganchandolas, y forrando todas ellas con la propaganda amarilla y verde de Flora sujentadolas con cable tie (bridas); cenamos a las 18:15, primera vez desde que estoy aquí que ceno en horario inglés, así que para aguantar me tomé tres postres, y mis compañeros fliparon, jajaja; seguimos con las vallas y la propaganda (con la oscuridad la verdad que resultaba bastante complicado encontrar el puto agujerito en la tela para engancharla con la brida a la valla) y forramos el puente de las últimas 385 yardas con plastico negro, hasta casi las 11 de la noche; antes de irnos a dormir a la tienda, hubo tiempo para tomar otro tentempié.

A las 6:30 de nuevo en pie, aunque algunos como el griego Theodoros se levantaron antes, ya que en la tienda hacía un frio de la hostia, porque debio de petar el calentador. Para desayunar un típico desayuno inglés (primera vez que me lo como para desayunar y no para comer) con tostadas, huevo, bacon, salchicha, hash brown, tomate asado, champiñones y baked beans, así que en seguida entré en calor. Después de esto practicamente no hicimos nada, excepto mover alguna valla, ver a los soldados hacer el cambio de guardia (mola, porque al estar The Mall cerrada por la maratón no hay ningún turista, así que casi podíamos tocar a los soldados) y recoger nuestra chaqueta amarilla de Adidas, que está guapisima. En cuanto acabo la Mini Maratón quitamos a todo correr la propaganda de Adidas para dejar sólo la de Flora y nos fuimos al inicio de The Mall a esperar a que pasasasen los corredores, primero llegaron las mujeres y a continuación los tres primeros hombres, entonces en menos de tres mintuos salimos a quitar los conos y montar el podio, con vallas y propaganda, tubo que ser impresionante verlo desde afuera, porque yo mismo flipé, veinte tíos vestidos de amarillo montandolo todo en un suspiro, jejeje. Con el podio montado tuve tiempo para sacarme una foto con Boris Johnson, el alcalde de Londres, y de sacarle fotos al ciclista Chris Hoy, que participó en la entrega de trofeos, además de fotografíar a todos los ganadores; en cuanto acabó la entrega, desmontamos todo y nos fuimos a comer.

Después teníamos cuatro horas libres (ya que no podíamos hacer nada hasta que hubiese llegado la mayoría de la gente, a eso de las 16:00 cuando hubiesen tras currido más de seis horas de maratón) así que algunos obtaron por intentar dormir, pero yo me dediqué a ver la maratón, porque es realmente impresionante ver el esfuerzo de la gente y como se desata la euforia cuando llegan a la meta, muchos de ellos disfrazados y algunos batiendo records Guiness tan absurdos como la fruta más rápida, el payaso más rápido o el mayor grupo de personas atadas en terminar una maratón. Vi a unos cuantos españoles en la carrera y hablé un poco con Jerónimo Bravo, entrenador de Iván Galán y Tadese. También vi algunos famosos como la modelo tetona Jordan y una de Big Brother (vestida de leopardo), además de una pareja que se casó durante el recorrido y un soldado que perdió la pierna en Irak y corrió la maratón con una como la de Pistorius. Acabé quedándome sin batería de tanto hacer fotos. A eso de las cuatro nos pusimo todos a quitar la propaganda y recoger vallas, mientras seguía llegando gente, algunos ya con la meta quitada tras más de ocho horas de recorrido. Al final y casi de casualidad me tocó conducir unos de los buggys, como gozé, jaja, y también me probé un par de disfraces de los que habían quedado abandonados tras la carrera, increíble como pueden correr 42 kilómetros con eso, porque pesan un huevo. Y antes de marcharnos pasadas las 10 de la noche nos dieron una camiseta de Adidas, también amarilla, y la medalla de la maratón (a todo el que llega a meta en Londres le dan la medalla, pero mola que también nos la hayanda dado a nosotros) y hoy Andy nos ha traido al trabajo dos bolsas iguales que las que les daban a los deportistas, con botellines, desodorantes, fruta, etcétera, así que es casi como si hubiesemos corrido la Maratón.

Ojala pueda volver otro año porque me lo he pasado en grande y de nuevo he conocido a un montón de gente en este variopinto Construction Grew, con un colombiano, dos malayos, un griego, un polaco, un alemán, un francés (Cyril), un español (yo) y un montón de ingleses. Sólo nos falta cobrar, ya que como no tenemos cuanta en Inglaterra, se lo ingresarán a Andy y el nos pagará, pero acostumbrado a hacer este tipo de cosas como voluntario, igual me da no ver una libra.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s