Mundial Junior de Hockey Hielo

El jueves terminó el Mundial y con bastante pena me despedí de toda la gente que he conocido estos días. Ha sido una semana muy intensa, he mejorado y mucho mi nivel de inglés con gente de varios países y tres continentes, porque era de los pocos voluntarios que sabían inglés y cuando había algún problema todos recurrían a mi, así que no me ha quedado más remedio que soltarme e improvisar para solucionar cada problema.
 
 
El miércoles fue el penúltimo día de Campeonato y entre los voluntarios eran muchos los que decían "que pena me va a dar que se acabe". La única misión relevante por la mañana fue la de llevar cuatro camisetas de los croatas a serigrafiarles el nombre, mientras se jugaba un intrascendente China – Gran Bretaña. Por la tarde México aguantó a los croatas con el 0 a 1 hasta el minuto 35, pero en sólo cuatro minutos les cayeron cuatro goles, al final 2-10 y el título asegurado para Croacia. Antes del España – Holanda, mientras calentaban los jugadores, a punto estuvo de ocurrir una desgracia, ya que un puck perdido impactó en la cabeza del delegado de Holanda que perdió bastante sangre, pero al final todo se quedó en el susto y unos puntos de sutura. En el partido España se puso 2 a 0, pero acabó ganando Holanda 4 a 2. A mi colección de pins añadí el de la Federación Internacional de Hockey Hielo y conseguí uno diferente de Gran Bretaña cambiandolo por uno de Croacia con otra voluntaria, además hice la coña y me llevé un puñado de chapas de la promoción de Lucky y las fui repartiendo entre los voluntarios, jejeje.
 
El jueves por la mañana Rosa nos dió a cada voluntario una camiseta del torneo, el pin y el llavero de LogroñoDeporte y otro llavero de una competición de patinaje. A lo largo del día, pese a que pensaba que tenía la colección completa, aun conseguí un par de pins de los Great Britain Supporters Club (un grupo de aficionado ingleses al hockey que viajan allí donde va su selección) además de un iman para la nevera, el pin de los árbitros de hockey y una chapa que nos dió a Ester y a mi un árbitro letón cuando se iba. El primer partido fue el Croacia – China, en el que los croatas refrendaron su exito con una nueva victoria por 12 a 4, en la que se les notó la resaca del día anterior; aun así ganaron su quinto partido y para celebrarlo se pintaron las cabezas de blanco y rojo y no pararon de beber cerveza en toda la tarde. Después vino el partidazo que dilucidó la medalla de plata y que fue para Gran Bretañas tras imponerse 5 a 4 a Holanda, en un partido con mucha intensidad y en el que a punto estuvieron de llegar a las manos al final del segundo periodo; al terminar yo saque la bandeja con los trofeos al hombre del partido y del campeonato. Y por último el partido de habla hispana, el España – México que fue para estos últimos por 3 a 1, y en el que Jorge Rovelo, el ayudante del entrenador con el que más he hablado estos días, se despidió del hockey entre lagrimas. A continuación se entregaron las medallas de oro, plata y bronce a los jugadores de Croacia, Gran Bretaña y Holanda, dando por concluído el Campeonato.
 
 
Estas últimas horas de torneo fueron momento de despedidas, felicitaciones y agradecimientos varios. Felicitaciones a los croatas, por supuesto, a Luba, Dammir y los conductores del bus; Luba además me agradeció lo que había hecho por ellos y me regaló el banderín de la Asociación Croata de Hockey Hielo, y me dio su tarjeta para cuando vaya a Croacia. Despedida de los holandeses, de Nagtzaam y de Danny, el utillero, que el miércoles me preguntó ¿por qué habla tan poca gente inglés? ¿es mala la escuela? Así es, la educación en España está fallando; me regaló un polo nuevo con etiqueta y todo de Holanda y una gorra, se portó mucho el tío. Despedida también de españoles y mexicanos, muy buena gente estos últimos; Jorge al final no me pudo regalar la camiseta de México. Y despedida también de los voluntarios y la gente de LogroñoDeporte.
 
Por la noche salimos unos cuantos voluntarios y también iban a salir los entrenadores mexicanos, pero al final no pudieron salir porque alguno tenía que quedarse de responsable en el hotel, ya que hace tres años en Corea diez jugadores mexicanos acabaron en los calabozos. Así que nos fuimos al Stress y allí me encontré con los padres de los hermanos mexicanos Smithers, que buena gente, estuve más de una hora hablando con ellos, primero ahí y después en el Nuevo Cafe, una pena no haberlos conocido durante el Campeonato. La putada fue que en este bar se me jodió media noche, y es que algún hijo de puta me robó la cazadora con las llaves de casa, así que llamé a la policía y me dijeron que fuera al día siguiente a denunciar. Después del incidente, los Smithers se fueron para el hotel y los voluntarios para sus casas, y todos se empeñaron el llevarme en coche, pero seguí de fiesta y me fui con los chavales de la Selección Española al Concept, menudos piezas, jeje. Y ayer sábado tuvimos la cena de voluntarios en Lobete, nos juntamos un montón, pero se me puso dolor de tripa durante la cena y acabé llendome a casa a las 2.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s