Inaugurando la Expo

El viernes nos fuimos en un minibus a Zaragoza para trabajar de camareros en la inauguración de la Expo. Salimos de Logroño a las 12:30 y nos comimos el picnic antes de llegar a Zaragoza en un área de servicio. Cuando llegamos a las 4 al recinto de la Expo hacía un calor infernal mientras esperabamos nuestras acreditaciones. Una vez dentro nos cambiamos y nos buscamos en las listas para ver nuestros puestos (Pase de Bebida, Zona Pasillo 2, Responsable Sergi). Había camareros de Barcelona, Valencia, Zaragoza, por supuesto Logroño, y creo que de Murcia y Galicia, 150 en total para un evento de más de 4000 personas. Estuve con Virginia y Javi acabando de montar una barra y después con unos cuantos valencianos montando mesas bajas y altas.
A las 8 paramos para cenar y al terminar nos dieron las instrucciones por que a las 9:30 empezaban a llegar invitados. Desde mi punto de vista el evento fue un poco desastre, ya que pese a que los camareros que estabamos fuera de las barras y los buffets teníamos nuestra misión en la lista (pase de comida, pase de bebida o recogida), a todos nos mandaron sacar comida, y luego de golpe hacer la bienvenida (en la que un cliente golpeó mi bandeja y me puso como un cristo de zumo de melocotón), y luego otra vez sacar comida, y sumado a que los responsables no tienen ni idea y uno te manda hacer una cosa y otro otra y así, pues primero empezaron a llenarse todas las mesas de bandejas de comida y después de platos y copas vacías y todo parecía un poco caótico.
A las 11 comenzaron los fuegos artificiales y empezamos a recoger todo, estuve con varios de los zaragozanos (Adrián, Carmen y Antonio) que vinieron hace tres semanas a Logroño y a la 1:30 acabamos y nos pudimos echar unas cervecitas y comer pasteles de los que habían sobrado.
 
Como Virginia y yo nos quedabamos a pasar el finde en Zaragoza, casi a las 3 vino su primo con unos amigos a buscarnos en coche, fuimos al Casco donde había quedado con Sandra que estaba de cena de clase, pero los camareros andabamos un poco cansados y nos fuimos para casa.
El sábado estuvimos Sandra y yo cenando en un chino y después fuimos a la Zona al Tiffanys (casi no lo encontramos) donde habíamos quedado con Virginia y sus primos, y tras tomarnos un cubata cogimos el coche para ir al Café del Mar, un nuevo garito muy chulo junto al Ebro con música chill-out, pero en el que cada cubata cuesta 9 €, vaya hostia. De ahí fuimos a la Oasis, pero los pases que teníamos ya no valían así que le dieron por el culo.
Y ayer domingo me vine hasta Logroño en el tren con Virginia.
 
14-06-08 Sandra y Virginia14-06-08 Café del Mar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s