Finde en Zaragoza y vuelta a Logroño

El jueves por la mañana me fui a Zaragoza, y según llegué vi pasar varios cazas F-18 y Eurofigther, después un Hércules, y por último helicopteros Colibri, Cougar y Tigre, que estaban ensayando el desfile del día de las Fuerzas Armadas. Lo más impresionante fue ver volar a tan baja altura a un avión tan grande como el Hercules.
Después de comer fuimos a la Universidad porque Sandra tenía que entregar el portafolio, y echamos unas cervezas con la gente de su clase (muy variopinta, jeje). Y de ahí nos fuimos al Parque Grande donde había una exposición del Ejercito, la gocé como un enano, había tiendas montadas de los tres ejercitos con trajes, armamento y toda clase de vehículos de combate, muy chulo.
Por último cenamos en un restaurante Indio, primero la parte vegetal con una especie de berenjena que picaba que se jodía, pero a la vez tenía un sabor agradable, y después la carne, aunque lo mejor son las salsas
 
El viernes nos dimos una vuelta por Zaragoza y comimos en el Giros Griego, que hace unos años estuvo en Logroño pero cerró, impresionante volver a comerme un Kandaifi de postre, brutal. Después fuimos al Corte Inglés y Sandra se probó trajes para una boda que tiene en septiembre, le quedaban espectaculares, yo también me probé una americana con mis bermudas y me quedaban francamente bien, jeje.
Por la tarde fuimos a ver la Retreta, un desfile militar de las bandas de música de varias unidades como la Legión, los Regulares, la Guardia Civil o la Infantería de Marina, entre otros. Estuvo chulo, pero sin duda lo más espectacular fue el paso de la Legión y sus acrobacias con las armas.
Al terminar cenamos con Aurora y Sebas en el Lizarrán, y nos fuimos de fiesta al Casco, hasta que cayó el diluvio universal.
 
El sábado continúo el diluvio y a las 7 marché para Logroño en el maldito autobús de los pueblos, en el que coincidí con la hermana de Guillermo con la que hablé todo el viaje, al llegar a Logroño estaba la Media Maratón, así que al bus le costó más de 20 minutos llegar a la estación, bajo una intensa lluvia. Cené con mis padres y unos amigos en el Centro Asturiano, delicioso, buey de mar y centollo, huevas de bacalao, pastel de cabracho y embutido de buey en aceite como entrantes, y después escalopines al cabrales y al paté, menuda panzada.
 
PICT4455PICT4510PICT4538PICT4540
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s