Coimbra – Segovia Connection

Hace unos meses surgió la idea, aquellos que habíamos sido Erasmus en Coimbra teníamos que juntarnos en algún sitio, poco a poco la idea fue madurando, y la quedada empezó a tomar forma, hasta llegar a este magnífico fin de semana en el que 19 personas nos hemos juntado en Segovia.
Elegimos Segovia como punto centrico para que acudiesemos personas del Norte, Sur, Este y Oeste de la Península, y la verdad que ha sido un gran acierto, Segovia es una ciudad pequeña pero encantadora, tiene cantidad de cosas para ver y muy buen ambiente por la noche.
 
Volverme a juntar con toda esta gente ha sido increíble, no parecía que hubiese pasado el tiempo, era como si la noche anterior nos hubiesemos visto en el Shot’s; era emocionante ir recibiendo a cada uno que llegaba, pero al poco rato ya no parecía que llevasemos meses sin vernos. Lo único que me jode es que un puto dolor de garganta no me ha dejado estar al 100 %, aunque ningún día llegué antes de las 6 al hostal, jeje.
 
El jueves a punto estuve de liarla y cogí por los pelos el autobus de las 10 que me llevaba a Madrid, una vez allí comí con mi amigo Raul y me fui a coger el bus de la Sepulvedana con destino Segovia, a donde llegué a las 18:45. Desde primeras me encantó esta ciudad, fui andando con tranquilidad desde la estación hasta el hostal, apreciando algunos detalles, y sobre todo, el impresionante acueducto. Una vez en el bar Correos me encontré con Belén y Alfonso, y fuimos al hostal donde ya estaban Nacho y Ana, dejamos las maletas y nos tomamos la primera cerveza (con tapa gratis, me encanta esta tradición de algunas ciudades) mientras esperabamos a los otros valientes que llegaban el jueves: Viti, David y Pablo. Tras un par de cervezas más fuimos a ponernos en modo fiesta para empezar a explorar la ciudad (que era nuestro cometido al ser los primeros en llegar), cenamos (¡Como saltamos con el gol del Getafe!) en el As de Picas donde pensabamos que nos la iban a clavar, en todos los sentidos, en especial a Nacho, pero al final no fue para tanto, después pasamos al Sitio donde echamos otra cerveza y de ahí nos fuimos a buscar algún pub, pronto dimos con un relaciones que nos dio unos flyers de barra libre de cerveza, lambrusco y calimocho por sólo 3 € en el Toys, así que allí entramos y hasta la 1:30 que acababa la barra perdimos la cuenta de todas las consumiciones que nos tomamos. Después fuimos a explorar otros garitos y estuvimos en la Luna, el Yellow y el Sabbat.
 
El viernes me desperté pronto y Viti también, así que nos fuimos a tomar algo y a recibir a los primeros viajeros del viernes: Rubén y Ana. Después comimos todos unas cuantas tapas en el Correos y fuimos a echar la siesta, salvo Viti y Rubén que se quedaron echando algo mientras Ángel Velasco (ex-presidente de la Federación Hostelera de Castilla y León) desperdiciaba su dinero en la tragaperras. Cuando volvimos ya habían llegado Alvaro y Clara, y mientras empezabamos con los cubatas el tal Ángel le dijo a Ana que pulsase el botón y ¡pumba!, 240 €, así que después de un rato nos dijo que como le habíamos dado suerte se iba a casa a traernos unos recuerdos. Llegaron los que faltaban: Naty, María, Vanesa, Oscar, Toni y Margarida y después de un rato volvió Ángel con llaveros y boligrafos de Castilla y León para todos, y collares para las chicas.
Tras esta entretenida tarde cenamos en el mismo bar Correos mientras en la pantalla veíamos el dvd de Rubén (un montaje con fotos y videos de nuestro Erasmus en Coimbra), y la cena la cerramos con el Licor Beirao traído por Margarida directamente desde nossa cidade. Del Correos fuimos a tomarnos un copazo al Uno, donde nos invitaron a un chupito bastante malo con nata y una fresa. De ahí a la Luna, pero como estaba lleno pasamos el resto de la noche en el Zircus, aunque el mayor desfase fue sin duda la vuelta y llegada a hostal, jaja.
 
El sábado, otra vez sin dormir mucho, nos fuimos unos cuantos a dar una vuelta; vimos la catedral, que es espectacular, y callejemaos un poco antes de tomar algo en un par de bares. Después comimos todos juntos en el José, en la Plaza Mayor, yo tomé sopa castellana de primero y de segundo todos comimos cochinillo, muy rico, y de postre ponche segoviano.
Para bajar la comida nos fuimos a ver el Alcázar, una espectacular fortaleza (mozarabe segun María jajaja), y dimos un paseo acompañados por unos amigos de Rubén para verlo desde diferentes puntos.
Por la noche cenamos hamburguesas, salvo Nacho que cenó una hamburguesa gigante, jaja. Después tomamos mojitos y caipirinhas en un bar, y fuimos al Zircus hasta que cerró (momentazo con la canción de Amaral: Marta, Sebas, Guille y los demás) y al Sabbat.
 
El domingo se fue marchando poco a poco todo el mundo, cada uno de vuelta a su tierra (Granada, Valencia, Barcelona, Madrid, Valladolid, León, Oviedo, Santander, Logroño y Coimbra), con la pena de que se acabase, pero con la alegría de ver como somos y la seguridad de que lo repetiremos sea donde sea. Yo por mi parte viajé con Rubén hasta Madrid y de ahí rumbo a Logroño, donde llegué sin poder hablar ni comer, por el puto dolor de garganta.
 
Me lo he pasado en grande y sólo tengo que decir una cosa: ¡Os quiero chavales, sois lo máximo!
 
03-04-08 Los 8 valientes del jueves05-04-08 Alvaro y yo en el Acueducto05-04-08 Todos06-04-08 Despedida en el Acueducto
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s