Coimbra é muito fixe!

Acabo de volver de Coimbra, de pasar cinco días por allí de viaje, sin duda no es lo mismo que el año pasado, falta mi gente, pero sigue molando mucho.
 
El miércoles llegamos casi a las 12 de la noche, así que una duchita rápida y al convivio del Chupa-Chups en São Martinho do Bispo, que es el barrio de Coimbra donde vive Beth (la novia de Alvaro). Estuvimos allí hasta casi que cerró, bailando y bebiendo cervezas (en parte gracias a que apanhei un taco de tickets).
 
El jueves por la mañana comimos un bacalhau ao forno com grau en la cantina de la escuela agraria bastante malo, que desmerece a platazos de la cocina portuguesa como el bacalhau à brás o el aun mejor bacalhau com natas. Después estuvimos tomando el sol y nos fuimos Alberto y yo a Coimbra a recordar viejos tiempos, dimos un paseo y tomamos una cerveza en la Associação y otra en el Cartola (sillas amarelas).
Por la noche cenamos en casa y nos fuimos a la alta, primero al Bigorna y después al Moelas, donde me tome un típico White Russian finlandés pero al estilo portugués, es decir, cargadísimo de alcohol, sólo sabía a vodka, malísimo. Después del Moelas llegó el momentazo más emotivo de la noche, volver a entrar al Shot’s, allí estaba Junior como siempre, que no paró de invitarnos a cosas en toda la noche, y también sigue allí nuestra Copa, que por cierto tiene el bote dentro. Conocí a Ana (una erasmus de este año que tengo en el messenger) y a Paco de Albacete, y en repesentación de la gente de Madeira del año pasado sólo andaba por allí Fabio. Cuando cerró el Shot’s nos fuimos al Via Latina y acabamos a las mil, desayunandonos unas sandes en el Mercado.
 
El viernes fuimos a Cantanhede a comer marisco al Dom Fininho (el restaurante favorito del padrinho Rubén), aunque a poco nos quedamos con las ganas porque cerraban la cocina a las tres y llegamos a las dos; aun así nos pusimos hasta el culo y por la tarde fuimos a Coimbra y entre otras cosas, estuvimos en la puerta de nuestra antigua morada, por cuya calle ahora también pasa un autobús. 
Por la noche cenamos en la Diligencia oyendo fados (grandísima experiencia porque siempre habíamos ido a tomar algo pero no a cenar) y después volvimos a cerrar el Shot’s, en el que estuvimos con la gente de la ASE y algunos erasmus de este año; Junior nos recomendó el sitio que habíamos descubierto por la tarde, y fuimos al Rugby Club que han abierto junto a la Republica dos Fantasmas, y que es un garito sin cartão pero algo pijo y con gente más mayor; por último acabamos en el Noites Longas, donde estaba Lino que en abril se vuelve a Timor Oriental. De vuelta a casa comprobamos que la Casa Verde también sigue en su sitio.
 
El sábado por la tarde vueltilla por la Universidad, donde había una curiosa fanfarria con instrumentos extrañísimos y una especia de uniformes militares del año catapún; después merendamos por la alta y bajamos hasta el otro lado del río Mondego a ver como iban las obras de Santa Clara Velha.
Por la noche otro de los momentazos, volver a cenar chanfanas en el Paço do Conde, ¡que ricas por dios! Luego subimos al Moelas y apalicé (4 a 1) a Alberto a los dardos, mientras nos bebíamos unos Beiraos. Después al Shot’s donde nos juntamos con Marta (mi amiga de Autol) y sus compañeros erasmus que aun no conocen lo que es una gasolinera (muito fraquinhos). Volvimos a cerrar el Shot’s por tercera noche consecutiva y despedida de Junior até a próxima.
 
El domingo la última aventura del viaje, y en parte motivo del mismo, el Porto – Académica, volver a ver el Dragão, volver a ver a la Briosa, volver a cantar junto a la Mancha. Nos apuntamos al viaje de la Mancha Negra y nos costó 25 € (12.5 la entrada y 12.5 el autobús), quedamos a las 4 en la sede de la Mancha y hasta algo más de las 6 no llegamos al estadio, escoltados por la policía. El partido fue malísimo, ganó el Porto 1-0 pero ninguno de los dos equipos jugó nada, además sólo había 31.000 personas (10.000 menos que el año pasado) y el ambiente era muy tranquilo, pero… ¡Briosa até morrer! http://es.youtube.com/watch?v=QhAE6DZRBK0
 
Hoy hemos desayunado unos últimos pasteles y nos hemos despedido de Coimbra; de camino a Logroño, pasado Salamanca, hemos adelantado a un convoy enorme del ejercito belga, ¿estarían invadiendonos?
 
Mañana es 11-M, hace cuatro años de los atentados terroristas en Madrid, y cuatro días que eta volvió a asesinar, sólo puedo decir que ni unos ni otros acabarán nunca con nuestra libertad ¡No al terrorismo!
 
05-03-08 Los 4 Fantásticos06-03-08 Brindando con Junior08-03-08 Yo y la Torre de la Universidad08-03-08 Alberto, yo y Coimbra al fondo08-03-08 Que bandera más bonita09-03-08 Ultras Briosa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s