Vuelta Ciclista a España’07

12 años he tenido que esperar para volver a ver una llegada de la vuelta en Logroño, desde aquel 1995 la ronda ciclista había vuelto a Logroño en 3 ocasiones (1996, 2001 y 2005) pero siempre para realizar la salida, que aunque también es un gran espectáculo, carece de la emoción de ver un pelotón de 180 hombres esprintando, casi rozando con las vallas.
 
Recuerdo aquella tarde de septiembre de 2005 como si fuera ayer, la Gran Vía repleta de gente esperando la llegada del pelotón, un último giro peligroso antes de afrontar la recta final, un par de corredores atraviesan las vallas y caen al cesped (gracias a dios esa rotonda aun era de hierba, porque hoy en día se hubiesen dado un buen coscorrón en la fuente de los ilustres), todo el grupo se desplaza hacia la izquierda para coger la meta… y se acabó, en poco mas de 20 segundos pasan todos, una hora esperando para esto, pero así son los sprints.
 
Hoy han cambiado muchas cosas, sin ir más lejos la Gran Vía con su reciente reforma ya no es un sitio apto para las bicicletas (ni tan siquiera para las de paseo, ya que alguien se olvidó del carril bici) y el sprint se desarrolla en Avda. La Paz que cuenta con anchura suficiente; también han cambiado muchas cosas en el ciclismo, en aquel 1995 Indurain acababa de ganar su 5º tour consecutivo, todo el mundo se pegaba al televisor para ver las etapas (algunos con el único objetivo de echarse la siesta), aun no habían llegado los escandalos de dopaje y eran tiempos felices, eran los tiempo de Zulle, Jalabert, Olano, Pantani, Virenque, Rominger… en la actualidad, no hay día que no aparezca un nuevo caso de dopaje, un nuevo escandalo que azote a este bello deporte, que espero que resurja y siga adelante porque sigue siendo precioso.
 
Hoy, como en aquel 95, han sido poco más de 30 segundos los que ha tardado en pasar el gran grupo (aunque siempre hay rezagados e incluso un pequeño grupo ha entrado a 18 mínutos, se ve que iban de paseo) pero el espectáculo, el ambiente, la emoción de verlos llegar, la caravana, el colorido, hace que la espera merezca la pena.
La etapa la ha ganado el cantabro Oscar Freire y como curiosidad, el único que ha repetido en la llegada de hoy como ciclista es Erik Zabel, que a sus 37 años sigue corriendo en el Milram, mientras que entonces lo hacía en el Telekom, dónde admitió haberse dopado, como tantos otros.
 
Que el ciclismo siga adelante, y que no tarde otros 12 años en llegar a Logroño.
 
En la 3ª foto, Oscar Freire con casco naranja y maillot granate, justo en el medio del grupo detras de un hombre de Liquigas vestido de verde.
En la última foto, Erik Zabel con el dorsal 192 volviendo al hotel.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s