Coimbra: Queima das Fitas’07

Impresionantes los 10 días que me he tirado de nuevo por Portugal, en Coimbra, con mis compañeros erasmus, no tenía muchas ganas de hacer el viaje, pero me hubiese arrepentido toda mi vida, porque ya que no he podido vivir otros 4 meses más de erasmus, es imperdonable perderde la Queima das Fitas y vivirla con los que han sido tus amigos durante todo el curso. Desde aquí quiero daros las gracias a los que me habéis dejado dormir en vuestras casas durante esta semana y me habéis ofrecido habitación, y por supuesto a los 5 de la casa verde, dónde tenía establecido mi campo base, a todos, por supuesto, tenéis una cama en Logroño… y un amigo.
 
 
Esta vez para ir a Coimbra exploté otra vía de comunicación, fui el jueves en tren hasta Salamanca y a la mañana siguiente, tras dormir en casa de mi hermana, cogí el bus a Coimbra, pero la verdad, que de todas las formas que he usado para ir a Coimbra, esta se me ha ehcho la más pesada.
 
Llegué el viernes 4 a Coimbra y me fui para la casa verde, después fuimos a comprar al Pingo Doce y tras prepararnos fuimos a la Loja, dónde a María le esperaba una fiesta sorpresa de cumpleaños, allí estuvimos cenando y bebiendo y nos fuimos al Queimodromo dónde estrenamos nuestro Billete Geral (42 € por entrar al recinto y ver los conciertos los 8 días), eso sí, no vimos nada del concierto y estuvimos toda la noche en la que ha acabado siendo nuestra carpa, la carpa de la sangría dónde en su mayoría se escucha música española.
 
El sábado tuvimos una tarde tranquila, jugando a las cartas en el patio de la casa verde, pero después, fue sin duda el día de más líada. Nos juntamos 30 personas para cenar en el Paço do Conde, pero aunque tenáimos reservado para las 21:30 tuvimos que esperar más de 2 horas para poder cenar, así que cuando entramos a las 00:00 sólo bebimos, no parabamos de echar penaltys, ca da maltas y otro tipo de canciones, eso sí, las chanfanas igual de ricas que siempre.
Vídeo de la ola que hicimos –> http://www.youtube.com/watch?v=3VNgdWiS-I0
Después en la carpa la fiesta pudo haberse jodido, ya que le pegaron a Javi y yo también me lleve una hostia en to el ojo, pero bueno, seguimos de fiesta hasta las mil aunque en todo lados haya gente intentando joderla.
 
El domingo fue un día más tranquilo, y aunque también vimos el amanecer, primero estuvimos viendo el concierto de Blasted Mechanism, unos tíos que se disfrazan de extraterrestres y cantan rock en inglés y en karkoviano (idioma inventado por ellos mismos); después, como no, fuimos a nuestra carpa, la de la sangría.
 
El lunes la gente quería guardar fuerzas para el día grande, pero algunos queríamos tener nuestro Billete Geral sellado todos los días, así que Alfonso, Rubén y yo nos fuimos al Shot’s a echar unos chupitos, antes de bajar al concierto de Xutos & Pontapés con las enfermeras cantabras y asturianas, el concierto no estuvo mal, pero nos faltó oir una de las pocas que conocíamos, que después si escuchamos en la carpa, al final, con la tontería, llegué a la casa verde a las 8.
Como reseña, decir que fue un espectáculo el bacalo con natas que nos cenamos, regalo de la vecina de enfrente, un placer en nuestra boca.
 
El martes llegó el gran día, sin apenas haber dormido me sacaron del saco, almorzamos fuerte (huevos, bacon y patatas), me tomé una manzanilla, y fuimos para la plaza la república, lo demás esta contado en la entrada anterior, sin duda, el Cortejo de los Quartanistas ha sido la fiesta más increíble de nuestra vida, casi 6 horas comiendo y bebiendo de gratis, viendo desfilar una centena de carros y miles de personas, ese día todo el mundo bebía en Coimbra, desde niños a ancianos, impresionante.
Y una vez terminado el desfile aun tuvimos fuerzas para bajarnos al parque y ver el concierto de Quim Barreiros con sus exitos: Dejame olerte el bacalao, me gusta tu panadería, … un crack el tío, sale con su acordeón y los portus se vuelven locos; un día más, vimos el amanecer en las carpas.
 
El miércoles fue un día duro, porque el cansancio hacía mella, pero allí estuvimos otra vez y de camino a casa, nos encontramos con una viejecita que era su cumpleaños, le cantamos el "parabens para voce" y nos regaló caramelos de café.
 
El jueves fue otro gran día, ya que tuvimos un jantar con los médicos compañeros de clase de David y Javi, y claro, siempre que nos juntamos unos cuantos españoles para cenar, a poco vino que haya, se acaba líando y así fue, en seguida empezamos a cantar tanto en español como en portugués, y todos a beber.
Después bajamos al concierto de André Sardet, y de camino les canté a unas portuguesas el "Foi Feitiço", uno de los éxitos de Sardet, y lo fliparon, jajaja.
Y sí, no hace falta preguntarselo, volvimos a ver la luz del día, jajaja.
 
El viernes por la tarde torneo de mus en la casa verde, así que según me levante me puse a jugar y de pareja iba con Diego Pucela, pero perdimos dando espectáculo contra Javi y Rubén, que luego perdieron la final.
Y por la noche sólo algunos elegidos (Rubén, Abian y Yo) conseguimos la 8ª marca en el Billete Geral, pero antes de entrar al recinto hicimos botellón en la plaza de Portagem y vimos los fuegos artificiales.
Dentro, en nuestra octava noche seguida de fiesta desfasamos hasta el amanecer de esta gran fiesta que es la Queima das Fitas.
 
Y el sábado como bien decía Rubén en su mensaje, para los "non stop", salimos de fiesta en una ciudad totalmente muerta, queimada; Viti y yo nos fuimos a cenar con Rubén y dos amigos suyos recien llegados de Madrid (mal finde escogieron), cenamos en el Académico y de ahí subimos al Muelas totalmente vacío, nos echamos unas copas y unos dardos y bajamos para el Shot’s, dónde también había muy poquita gente, ahí se nos juntaron Toni, Alfonso, Belén y Yordana y fuimos a la Associacao que también presentaba un aspecto desolador.
La líada final fue llevar a un negro cantautor a tocar la guitarra a la casa verde, ocurrencias de Viti, jaja.
 
El domingo me fui con Rubén y sus dos coelgas a comer marisco a Canatanhede, menuda panzada nos dimos, 3 bandejas para Rubén, Marcos y yo porque Lorenzo estaba mal del estomago; me dió mucho asco comerme una ostra, pero el resto cojonudísimo.
Por la tarde Académica – Sporting, otra vez ambiente de gala en el Cidade con 16.000 personas, pero el partido fue bastante malo y no nos pudimos despedir con una victoria de la Briosa (6 meses sin ganar), que aun así consiguió la permanencia en primera y no paramos de cantar pese al 0 – 2 final.
 
El lunes me recorrí Coimbra por última vez; use el elevador para subir a la universidad ya que nunca me había montado, aproveche para ver el Museo Académico que entre otras cosas tiene las 1ª Copa de Portugal ganada por el Académica en 1939, además de eso trajes, guitarras y trofeos forman parte de este museo, a parte de una colección de fotos; me despedí de las cantinas comiendo con Yordana en la verde y también vimos la Feria de Artesanía en la Plaza de la República; después me subí a Relaciones Internacionales a por un nuevo certificado de estancia (putos papeleos) y volví a ver la Biblioteca Joanina; seguí recorriendo Coimbra y aproveché para comprar las fitas de mi carrera (azul claro y blanco) y fui hasta la Estación de Autobuses a comprar el billete.
Por la tarde vinieron Rubén y Alvaro a despedirse a casa y por la noche bajé al Shot’s, vacío aun por el efecto post-queima, y sólo salimos los buenos, estuvieron Diego Orense, Eva e Iñigo pero se marcharon pronto y allí quedamos Pedro, Alfonso, Diego León, Belén y Yordana y no se nos ocurrió otra cosa que pedir una gasolinera a las 2 de la mañana, así que la líada fue monumental y llegué casi de empalmada al autobús.
 
El martes coincidí con Diego Pucela en el bus, y a poco nos dejan tirados en la Alberguería porque al cambiar de autobús para ir a Salamanca decían que sólo había sitio para uno, pero al final se arreglaron las cosas y pudimos ir ahí.
En Salamanca di una vuelta con mi hermana y pronto a dormir, porque estaba reventado y tenía que madrugar para coger el tren a Logroño y dar por concluído este tremendo viaje 12 días después.
Anuncios

Un comentario

  1. Veamos…como soy adjunto a la Casa Verde y a pesar de no haberte dejado el cuarto para dormir como dañino que soy intuyo que la invitación a Logroño es extensible al que escribe, não e?
     
    Otra cosa…yo tambien fui a despedirte con Alvaro por decimoquinta vez (si es que no son más)…y no se nos ha englobado en el: "Solo salimos los buenos" 😛 Muito maaaaaaa!! En fin, que seguro que te hemos despedido para nada por otra parte, no creo que no vuelvas en veranito unos dias 😉
     
    Ateeeee…Um Abraço Sosio!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s