Coimbra (Semana 11)

Esta semana ha venido mi pequeña a verme y hemos pasado un fantástico fin de semana juntos, un par de días en Lisboa y otros dos en Coimbra.
 
 
El martes nos pusieron internet en casa, al fin, tras dos meses robando conexión de alguna wifi que pillabamos (linksys, SMC, …) o llendo a la universidad a conectarnos, o incluso a casa de otra gente, al fin podemos hacerlo desde nuestro hogar.
 
El miércoles tuvimos examen de Sistemas Operativos, sin comentarios.
 
El jueves por la noche cena española en la Adega Casa do Conde, que va a convertirse en nuestro sitio para cenas masivas, esta vez unos 20, jeje. Después de la cena subimos al Muelas a echarnos unos cubatas y de ahí bajamos al Shot’s. Cuando cerró ibamos hacia el Remix pero vimos los restos de un accidente espectacular (un coche embistió a otro por detrás y se dió a la fuga, aunque se olvidó la matrícula en el lugar de los hechos; el coche accidentado se estampó contra una furgoneta aparcada). Como ya se nos hizo un poco tarde y el cartao del Remix costaba 5.5 € me fui para casa, ya que a las 7:30 tenía que estar en la estación de autobuses para ir a Lisboa a recoger a mi pequeña.
 
Llegué el viernes al Aeropuerto de Lisboa a las 9:30 casi a la par que aterrizaba el avión de Iberia procedente de Madrid con mi pequeña, desayunamos y aproveché para comprarme una tarjeta Vodafone, ya que casi todo el mundo en Coimbra es Vodafone y hay mensajes gratis entre ellos, y como me daba igual recargar Optimus que comprarme una tarjeta nueva… así que mi nuevo número portugues es 917858984.
Del aeropuerto nos fuimos a la estación de Sete Rios para dejar la maleta de Ana y cogimos el metro para ir al centro, una vez allí volví a llamar a varias pensiones y en una me dieron el teléfono de otra y al final conseguimos una habitación para pasar la noche, así que ya más tranquilos recorrimos Lisboa y comimos en un buffet chino.
Después de comer fuimos a la estación de Sete Rios a coger la maleta y la llevamos a la pensión.
Me moló mucho Lisboa por el día, pero por la noche estaba preciosa con la decoración navideña, además, el árbol de la Plaza del Comercio se supone que es el más grande del mundo, una pasada; también me molaron las tiendas del Barrio Alto, son tiendas super pintorescas que estan como en los portales de las casa, pero lo que venden es ropa y calzado exclusivo, y muy caro que no pega con el contexto (es difícil de explicar con palabras pero muy curiosos de ver).
 
El sábado nuestro plan era madrugar pero nos levantamos casi a la hora de comer, así que comimos en un restaurante bacalao a la brasa y arroz de merluza y nos subimos hasta el castillo, pero se puso a llover y costaba 5 € así que nos fuimos a seguir recorriendo las calles por los barrios de Graça y la Baixa, hasta que volvimos a la pensión a coger las maletas para en metro llegar a Sete Rios y coger el autobús a Coimbra.
Lo más sorprendente de estos dos días en Lisboa es que parecía que estabamos en una ciudad española, ya que todo el mundo hablaba español, yo diría que el 95 % de los turistas eran españoles.
 
Ayer domingo le enseñé la zona del Polo I (la universidad vieja) y las catedrales de Sé Nova y Sé Velha, y después nos fuimos a ver el Académica – Marítimo, fue un partido raro, ya que la Briosa fue quien tuvo las ocasiones pero las desperdició, en cambio los madeirenses no fallaron las dos que tuvieron; al final 1-2 en un partido muy intenso en el que creíamos que remontabamos, pero entre las actuaciones del árbitro y las perdidas de tiempo del Maritimo la gente se desesperó, y por primera vez desde que estamos en Portugal vimos insultos hacia el árbitro y los jugadores (porco de merda, filho de puta, preto do caralho).
Después del partido paseamos por la zona peatonal de la Plaza del 8 de Maio, el Largo de Portagem y la Plaza del Comercio, y cenamos en el Italiano del río, una cena muy romántica viendo pasar el Mondego por debajo, y con flor y velas en la mesa, muy chulo y muy rico el carpaccio que nos comimos (también bebí cerveza con grosella y me gustó el sabor).
 
Hoy por la mañana hemos ido a ver la Quinta das Lagrimas (Bosque dónde se encontraban Pedro e Inés, una especie de Romeo y Julieta portugueses) y hemos cruzado el Mondego por la nueva pasarela inaugurada hace 3 semanas; ya en la Quinta no estamos seguros de haber visto la Fonte dos Amores, porque está bastante mal indicado y estás dentro del recinto del hotel, y como reservaba este momento para visitarlo con mi niña pues no había estado antes y no se exactamente que es la Fonte, pero bueno, el trozo que hemos visto es un bosquecillo bastante chulo y una fuentecilla y nos hemos hecho unas bonitas fotos.
Después de comer hemos ido a la estación de autobuses y mi pequeña ha cogido el bus para Lisboa, y allí el avión a Madrid.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s