Coimbra (Semana 5) y Viaje Sorpresa

El lunes fuimos a recoger nuestro trofeo de campeones a la Casa de Madeira, en la placa se podía leer “Torneio Casa de Madeira de Coimbra 20 anos; 1º Lugar – Espanha; 2006”. Son unos cracks esta gente, allí echamos la 1ª cerveza bebiendo de la copa y después nos fuimos al Shot’s donde comenzó el fiestón: nos llenaron la copa de una mezcla explosiva y le prendieron fuego, nos lo bebimos y pusimos la copa en la estantería, después continuar con gasolineras y cervezas hasta más de las 5 de la mañana. Como todas las celebraciones de equipo, esta no desmereció y fue un desfase.
 
El martes me invitaron a cenar a la casa verde y desde allí nos fuimos al karaoke que había en el English Bar (pasando antes por el Shot’s). En el English bebimos sangría y en seguida nos animamos a subir a cantar, triunfamos Viti, David, Ruben y yo con el Torero de Chayanne; un rato después también cantamos el I will Survive, pero sólo molaba el "Lo, lorolo, lo, lorolorololo" 
La fiesta se acabó cuando llamaron a Viti diciendo que se había caído una pared de la casa verde de tanto que llovía (al final sólo era el techo del rellano), salimos a la puerta del bar e impresionaba lo que caía, por la calle bajaba un palmo de agua y era imposible salir; David, Viti y Ruben se aventuraron, el resto esperamos a que parase un poco y cuando salimos el paisaje era desolador, el agua había arrancado los adoquines y había agujeros enormes en las aceras, montículos de arena y adoquin se amontonaban al final de las calles, increíble, Coimbra se estaba deshaciendo.
La entrada de la casa verde también impresionaba, un agujero enorme en el techo y las escaleras llenas de cascotes; allí nos reunimos en el salón en plan gabinete de crisis y después de un rato, Ruben (en bañador porque su ropa estaba mojadísima) y yo nos marchamos para nuestras casas, los agujeros seguían siendo impresionantes y también había arboles caídos, increíble.
 
El miércoles me marché a España a darle una sorpresa a mi pequeña, ya que el jueves era su cumpleaños. Cogí el bus en Coimbra a las 4 y me dejó en el aeropuerto de Lisboa a las 18:15, desde allí salí a las 20:30 en el avión “Eloy Fructuoso” de la compañía Vueling; a Madrid llegamos con algo de retraso y nunca me había pasado en un viaje en avión, pero la verdad es que pasé miedo con las numerosas turbulencias y las nubes que parecían humo (a una chica con la que hable mientras esperabamos la maleta le pasó lo mismo). A la T4 vino Raúl a buscarme y cogimos el metro para ir a Vallecas (cuesta prácticamente lo mismo ir de Lisboa a Madrid en avión, que de Barajas a Vallecas en metro, una horita, jejeje).
 
El jueves cogí el cercanías y a las 11:15 llegué a Guadalajara, cogí un autobús urbano y me bajé en el Palacio del Infantado, entonces llamé a mi pequeña para felicitarla y no se creía que estuviese allí, pensaba que la estaba vacilando y le tuve que describir dónde estaba, entonces ya vino a por mi y pasamos la mañana juntos hasta que se marchó a currar, pero antes, lloró de emoción con el video que le hice con fotos nuestras y canciones cuidadosamente escogidas para llegar al corazón.
Cuando se marchó a trabajar me dejó un rato con la Roci, hasta que ella y Patri se fueron a entrenar a Alcalá y yo me piré a Madrid para tomar algo con Raúl y sus compañeros de clase.
 
El viernes me fui con Raúl, su primo Carlos y su colega Koke a Cifuentes, que eran ferias y había mercado medieval, estuvimos toda la tarde por allí y por la noche hicimos botellón con toda la cuadrilla de la peña Trastorno, para después ir a los bares; la noche estuvo chula y nos echamos unas buenas risas.
 
El sábado después de comer vino Ana a por mi (para mala suerte nuestra, tuvo que trabajar el sábado por la mañana) y fuimos a Guadalajara, vimos al Gestesa de la División de Honor de fútbol sala vencer 4-1 al Torrejón Carnicer, y después cenamos con la familia para celebrar su cumpleaños; luego salimos a dar una vuelta y acabamos la noche tomando una cerveza con Roci y Paty que venían de Miranda tras perder 3-1 (pero jugando bien 🙂
 
El domingo nos fuimos a comer a Alcalá y lo hicimos en El Bocatín, un sitio bastante chulo con bocatitas de todo tipo; después tomamos café con sus compañeras de curro en otro bar del Centro Comercial Los Cuadernillos. Por la noche después de cenar salimos a tomar algo con la Roci y otra voleybolista de Gijón.
 
El lunes madrugamos para llegar con tiempo al Aeropuerto de Barajas, como era de esperar había más de 6 km de retención a la altura de Alcalá de Henares, pero pese a todo, llegamos con tiempo a la T4 para facturar la maleta y despedirnos, terminando así un bonito fin de semana en el que hemos vuelto a estar juntos.
 
 
Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s