Finde en Noja

Pedazo finde que hemos tirado en la playita y de fiesta por Noja. La cosa podía haber empezado mal, ya que tras las 3 horas del bus Logroño-Laredo cogimos el de Laredo-Noja, a donde llegamos tas 1 hora de viaje, bajamos a por las maletas y cuando caminabamos hacia el hotel, me doy cuenta de que me he dejado la mochila en el autobús, llamo a ALSA y me gasto todo el saldo mientras me mantienen en espera para que sólo me den otro número al que llamar, por suerte el autobús entra y sale de Noja así que voy a la parada dónde nos ha dejado y cuando lo veo aparecer, le hago gestos para que pare en mitad de la carretera y recupero mi mochila.
 
Llegamos al Hotel Azcona y ya estan allí Mario, Leyre y Pedroja que han ido en coche, subimos a las habitaciones y no esta mal, no se puede pedir mucho más por el ofertón de pasar dos noches + desayuno por sólo 25 € en este hotel de 1 estrella. Nos ponemos los bañadores y nos vamos a la playa que queda a 800 metros, pasamos antes por el supermercado y compramos para hacernos bocadillos de jamón y queso, nos los comemos y a la playa toda la tarde: nos tumbamos al sol, damos un paseo, nos bañamos, hasta las 6 en que Javi, Julito y yo nos subimos al hotel a por el movil de Julito y aprovechamos para darnos un baño en la piscina. Sobre las 7 volvemos a la playa y a las 9 nos vamos para el hotel pasando antes por el supermercado para comprar los refrescos para la noche, jeje.
 
Una vez en el hotel empezamos a preocuparnos por Kike, que como tenía examen por la mañana venía en el bus de las 15:00, y como es tan despistado y no tiene movil, apostabamos porque se hubiese quedado en Laredo, se hubiese ido hasta Santander, que llevase un rato dando vueltas por Noja, etc, etc, etc. al final apareció a las 10 y es que el autobus había tardado más de 4 horas en llegar a Laredo y encima había salido una hora tarde de Logroño; así que casi le pillan los 4 que venían en el bus de las 19:00 y que llegaron a Laredo a las 22:30, a dónde fue a recogerlos Mario en el coche perdiendose por culpa del GPS, jajaja.
El caso que para cuando fuimos a cenar eran las 12 de la noche, y el camarero nos dijo que si queríamos cachis o cenar, así que pedimos las dos cosas para ganar tiempo: cachis de cerveza y calimocho, pizzas, bravas, croquetas, tortilla, … y en vez de postre, un bocadillo de lomo y queso.
 
Nos volvimos al hotel y continuamos con el botellón que habíamos empezado antes de cenar en la 204, hasta las 2:30 de la noche que nos fuimos para los bares, nada más entrar al Duende se me presentaron Marta y Edurne, unas chicas de Ermua (últimamente ligo mucho, jajaja) y estuvimos un rato con ellas, luego fuimos al Padrino y cuando cerraron a las 4:30 nos encontramos afuera con las de Ermua que eran 6 en total, de las que 3 tomaban el sol en top-less, jajaja, y fuimos con ellas hasta El Barco, que es el mayor atraco de Noja, una discoteca en la que te cobran 9 € por entrar, así que Javi y yo nos dimos la vuelta mientras ellas si que entraron.
En el camino de vuelta, hablamos con unas vallisoletanas, nos hicimos fotos en la iglesia para la parte cultural del viaje y vimos una vaca entera colgada en una carnicería, después nos encontramos con una nativa de Noja a la que le preguntamos si ibamos bien por ese camino hasta nuestro hotel y ya nos contó su vida y la acompañamos hasta su casa.
Cuando llegamos al hotel Kike y Martínez no podían dormir por los ronquidos de Julito, y Javi y yo nos quedamos con ellos en el sofá del pasillo contando paridas hasta las 7 que yo ya no podía más, ellos aun se estuvieron un rato y tuvieron que remolcar a Javi a rastras hasta su habitación.
 
 
El sábado nos levantamos a las 10:30 para desayunar pero luego volvimos a la habitación para dormir un rato más. Sobre las 12 bajamos a la playa dónde volvía a lucir el sol, aunque el agua seguía helada; dimos un paseo y fuimos hasta un islote de rocas al que puedes llegar medio andando y medio nadando ya que el agua no llega a cubrirte entero, una vez allí, saltamos desde un muro al mar.
Para comer compramos 3 kilos de atún, tomate, mayonesa y pan, y nos hicimos unos bocadillos en la terraza del hotel. Subimos a echarnos la siesta y cuando nos despertamos se había nublado completamente, aun así fuimos a la playa y durante un rato fuimos el centro de atención de esta con el enterramiento masivo en arena de Martínez, Julito, Javi y Kike; después nos bañamos y había unas olas impresionantes, cuando te rompían encima parecía que te iban a partir la espalda, cuando te tirabas contra ellas te arrastraban varios metros, estuvo de puta madre, que risas.
 
A las 9 nos volvimos para el hotel a cambiarnos y prepararnos, y salimos a cenar, entramos a un par de sitios pero no había sitio para tantos (eramos 14) así que acabamos volviendo al Bar La Terraza, volvimos a pedir cachis de cerveza y calimocho y yo esta vez comi hamburguesa y patatas, pero a diferencia del día anterior en que no paraba de comer, enseguida me llené. Fuimos al hotel a por las bebidas pero bebimos en la calle, porque la noche anterior habíamos hecho bastante ruido y había una nota de "inquilinos maleducados".
Entramos al Duende y al Padrino, un viaje que salimos afuera me quede hablando con Nora, Ohiane y Sara unas chicas muy majas de Bilbao. Cuando cerraron los bares volvimos a bajar hasta el Barco, pero para estar un rato en la playa ya que bastante gente no entra y se queda ahí. Amaneció y cuando eran más de las 7 volvimos para el hotel, abortando la idea de quedarnos de empalmada.
 
 
El domingo nos levantamos justo para ducharnos, hacer la maleta y dejar el hotel. Fuimos a la plaza de Noja para coger el autobús y vimos una bronca que tuvieron unos con el panadero; a la 1 pillamos el bus para ir a Laredo.
En Laredo nos sentamos en la terraza del 1º bar que vimos para comer y vivimos las situaciones más surrealistas del viaje, me es hasta dificil contarlas por escrito: un camarero que se descojonaba de todo y parecía que también trabajaba en los dos bares de al lado ya que entraba a ambos, el tío que nos trajo los bocadillos tenía un tembleque de la hostia y creeemos que ni trabajaba en el bar, un policía local jugando a los dados con dos viejos dentro de la barra, un viejo vulcado en el baño… os recomiendo ir al Bar Tropicana, ya que por lo menos las bravas y las rabas estaban buenas, jajaja.
Y a las 15:40 cogimos el autobús y sobando hasta Logroño, para concluir un bonito fin de semana.
 
(Agg, que bobos somos, no tenemos fotos ni de las de Ermua, ni de las de Bilbao, pero si de la más fea de Noja, jajaja)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s